"SEDE VACANTE" del R.P. Joaquín Sáenz y Arriaga

Message
Auteur
Avatar de l’utilisateur
InHocSignoVinces
Messages : 1638
Inscription : dim. 26 août 2018 11:43
Localisation : Couronne d'Aragon

Re: "SEDE VACANTE" del R.P. Joaquín Sáenz y Arriaga

#201 Message par InHocSignoVinces » mer. 11 déc. 2019 13:48

Participación de católicos.- "De común acuerdo con nuestro Secretario para la unidad, han sido invitadas
personalidades católicas competentes para participar en vuestra actividad por títulos diversos. La reflexión
teológica sobre la unidad de la Iglesia, la búsqueda de una mejor comprensión del significado del culto
cristiano, la formación profunda del laicado, la toma de conciencia de nuestras responsabilidades comunes y la
coordinación de nuestros esfuerzos por el desarrollo social y económico y por la paz entre las naciones son
unos ejemplos en los que esta colaboración ha comenzado a tener consistencia. Se han considerado, así
mismo, las posibilidades de un acercamiento cristiano común ante el fenómeno de la incredulidad, ante las
tensiones entre las generaciones, ante las relaciones con las religiones no cristianas".


"Estas relaciones testimonian nuestro deseo de ver progresar las iniciativas actuales, según lo irán permitiendo
nuestras posibilidades en hombres y recursos. Un desarrollo semejante supone que al nivel local esté
preparado el pueblo cristiano para el diálogo y la colaboración ecuménica. ¿No es por esto por lo que, en la
Iglesia Católica, se ha confiado la promoción del esfuerzo ecuménico a los cuidados diligentes y a la prudente
dirección de los obispos,
(Cf. Oecumenismus N° 4), según las normas establecidas por el Concilio Vaticano y
precisadas en el Directorio Ecuménico?



"En verdad que nuestra primera preocupación es la calidad de esta cooperación multiforme más que el simple
multiplicarse de las actividades. "No hay verdadero ecumenismo, dice el Decreto Conciliar, sin conversión
interior. Porque de la renovación del alma
(cf. Ef. IV, 24), de la renuncia a sí mismo y de una libre efusión de la
caridad parten y maduran los deseos de unidad".
(De Oecum. N° 7). La fidelidad a Cristo y a su palabra, la
humildad frente a la labor de su Espíritu en nosotros, el servicio de todos y cada uno, son, en efecto, las
virtudes que darán a nuestra reflexión y a nuestro trabajo su calidad cristiana. Sólo entonces la cooperación de
todos los cristianos expresará con viveza la unión que ya los vincula entre sí y expondrá a más plena luz el
rostro de Cristo siervo
(Cf. ibidem N° 12).


Implicaciones teológicas.— "En virtud de esta creciente colaboración en tan numerosos sectores de interés
común, se formula a veces la pregunta: ¿La Iglesia Católica debe hacerse miembro del Consejo Ecuménico?
¿Qué podríamos en este momento responder? Con toda franqueza fraternal. Nos no consideramos que la
cuestión de la participación de la Iglesia Católica en el Concejo Ecuménico está madura hasta el punto de que
se pueda o deba dar una respuesta positiva. La cuestión queda todavía en el terreno de la hipótesis. Esta
comporta serías implicaciones teológicas y pastorales; exige, por consecuencia, estudios profundos y entra en
un camino que la honradez obliga a reconocer que podría ser largo y difícil. Pero esto no impide que os
aseguremos que miramos hacia vosotros con gran respeto y profundo afecto. La voluntad que Nos anima y el
principio que Nos dirige nos inducirán siempre a proseguir, con plenitud de esperanza y de realismo pastoral,
la unidad querida por Cristo.



"Señor Secretario General: rogamos al Señor que nos haga progresar en nuestro esfuerzo de cumplir a la vez
nuestra vocación común para gloria del único Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Dejadnos terminar con las
mismas palabras de Jesús, que serán nuestra conclusión y nuestra plegaria: "Que todos sean uno. Como
Tú, Padre, estás en Mí y Yo en Ti, que también ellos sean uno en Nosotros, a fin de que el mundo crea
que Tú me has enviado. Yo les he dado la gloria que Tú me diste a fin de que ellos sean uno, como
Nosotros somos uno: Yo en ellos y Tú en Mí, para que sean consumados en la unidad y conozca el
mundo que Tú me enviaste y amaste a éstos como Tú me amaste. . . Yo les di a conocer tu nombre, y
se lo haré conocer, para que el amor con que Tú me has amado, esté en ellos y Yo en ellos".
(Juan XVII,
21-23, 26).


A CONTINUACIÓN... COMENTARIO CRÍTICO DEL REV. P. SÁENZ Y ARRIAGA A ESTE DISCURSO MONTINIANO DIRIGIDO A LOS HEREJES, CISMÁTICOS Y APÓSTATAS DEL LLAMADO CONSEJO MUNDIAL DE LAS IGLESIAS
Image Image

Avatar de l’utilisateur
InHocSignoVinces
Messages : 1638
Inscription : dim. 26 août 2018 11:43
Localisation : Couronne d'Aragon

Re: "SEDE VACANTE" del R.P. Joaquín Sáenz y Arriaga

#202 Message par InHocSignoVinces » mer. 18 déc. 2019 13:26

COMENTARIO CRÍTICO DEL REV. P. SÁENZ Y ARRIAGA A ESTE DISCURSO MONTINIANO DIRIGIDO A LOS HEREJES, CISMÁTICOS Y APÓSTATAS DEL LLAMADO CONSEJO MUNDIAL DE LAS IGLESIAS


Esta visita del Papa Montini al CONSEJO MUNDIAL DE LAS IGLESIAS y su discurso pronunciado, en esa
ocasión, delante de aquel grupo de herejes y cismáticos y apóstatas, que, sin serlo, se llaman Arzobispos y
obispos y Pastores, es, a no dudarlo, uno de los puntos mas discutidos y discutibles del pontificado del Papa
Montini, asi como también es una tremenda interrogante sobre el Concilio Pastoral Vaticano II.
Para poder
juzgar, cual conviene, esta visita y este discurso ecuménico de Paulo VI, necesitamos recordar aquí la doctrina
conciliar sobre el "Ecumenismo", uno de los puntos más oscuros, más peligrosos y más comprometedores del
Vaticano II.
Empezaremos por dar una definición de "ecuménico", palabra que viene del griego oikoumenikos,
universal, derivada de oikós, oikouméne, casa, tierra habitada. Aplícase a los Concilios, cuando son
universales. El Patriarca cismático de Constantinopla se aplicaba este calificativo, cuyo sentido podía ser
triple:


1) En significado de jurisdicción, que le dieron a San León los sacerdotes y diáconos de Alejandría en el
Concilio de Calcedonia.

2) Que el que lo usa es el único obispo soberano, mirando a los otros obispos, como
vicarios o subditos suyos, en cuyo sentido, dice San Gregorio Magno, que el título de Patriarca ecuménico es
una blasfemia contra el Evangelio y contra los Concilios, ya que la dignidad de obispo corresponde a todos los
obispos por igual, como de institución divina.

3) En sentido de autoridad, que se extiende no a todo el mundo, sino a una gran parte de él,
en el que se lo aplicaron y aplican los Patriarcas de Constantinopla, con relación a todo el Oriente.
El origen de este título se halla en la equiparación política hecha por Constantino entre Roma y
Constantinopla, cuando trasladó a ésta la capital del Imperio. De aquí tomaron pie los obispos de ella, sobre
todo después de la división del Imperio, para figurarse que debían tener en todo el Oriente la misma
jurisdicción que los pontífices romanos, dejando a éstos la del Occidente, confundiendo el orden político con el
religioso.


Por lo pronto, el Concilio I de Constantinopla (381) sólo declaró que el obispo de Constantinopla tendría las
prerrogativas de honor después del Romano Pontífice, por ser Constantinopla como una nueva Roma. Esto, si
bien no negaba la supremacía del Papa, afirmaba la del Patriarca de Constantinopla sobre los de Alejandría y
Antioquía, que reclamaron contra ella y fue bien pronto causa de mayores males, contribuyendo a la
separación de ambas Iglesias. En el Concilio de Calcedonia se llamó al Papa Patriarca Ecuménico de la gran
Roma (título que los Papas nunca aceptaron) y que los Patriarcas de Constantinopla se apropiaron.


No es éste el sentido del "ecumenismo" del Vaticano II. En realidad, la catolicidad de la Iglesia encierra en sí
todo lo ortodoxo que podamos darle al ecumenismo; es la vital irradiación de la Iglesia fundada por Cristo para
predicar el Evangelio "a toda criatura", y enseñar a todos todo lo que Cristo quiso enseñarnos. El así
llamado "movimiento ecuménico" tiene su origen reciente en las sectas protestantes, que se llaman cristianas,
aunque entre si difieran fundamentalmente en puntos capitales de su CREDO, para establecer entre ellas una
aparente unión, que dio origen al así llamado CONSEJO MUNDIAL DE LAS IGLESIAS. Esa unidad no es de
creencias, no es de ritos, no es de jurisdicción; es simplemente una unidad externa de humana fraternidad.



El Concilio afirma que repugna a la voluntad de Cristo y escandaliza al mundo la división entre los cristianos.
Sí, es verdad; uno de los grandes anhelos del Corazón de Cristo era el de la unidad "ut omnes unum sint", que
todos sean uno; pero, en la realización de esta unidad, entra en juego la libertad humana. "Promover la
restauración de la unidad entre todos los cristianos es uno de los fines principales, que se ha propuesto el
sacrosanto Concilio Vaticano II, puesto que única es la Iglesia fundada por Cristo Señor, aun cuando son
muchas las Comuniones cristianas, que se presentan a los hombres como la herencia de Cristo. Los
discípulos del Señor piensan de distinto modo y siguen distintos caminos, como si Cristo mismo estuviera
dividido
(I Cor. I, 13). División que abiertamente repugna a la voluntad de Cristo y es piedra de escándalo para
la causa de la difusión del Evangelio".



El hecho, denunciado por el Concilio, es real, es innegable; pero ¿puede remediarse? ¿Por ventura es la
Iglesia Católica la responsable de esta división de esta zizaña, que con el trigo crece en la heredad de Dios?
El
movimiento "ecumenista", como ya advertimos, no nació de la Iglesia Católica; es un movimiento de las
sectas
separadas, heréticas o cismáticas,
que el Concilio Vaticano II, no sé si de buena fe o con torcida intención de
los "expertos",
quiso aprovechar en su muy notable y legítimo anhelo de buscar la verdadera unidad de la Iglesia.



Y empiezo, por decir, que la verdadera unidad que buscamos, siempre ha existido, existe y existirá, en la
verdadera y única Iglesia fundada por Jesucristo;
que, nuestro movimiento de auténtica catolicidad debe
buscarse únicamente en la conversión sincera de los "separados",
no en las transacciones claudicantes, ni el
entreguismo, que es traición y que busca, sobre la integridad e inmutabilidad de nuestros dogmas, la aparente
unificación de nuestra Iglesia con las sectas que ahora se han congregado en este así llamado "CONSEJO
MUNDIAL DE LAS IGLESIAS".



CONTINUARÁ...

Avatar de l’utilisateur
InHocSignoVinces
Messages : 1638
Inscription : dim. 26 août 2018 11:43
Localisation : Couronne d'Aragon

Re: "SEDE VACANTE" del R.P. Joaquín Sáenz y Arriaga

#203 Message par InHocSignoVinces » mar. 24 déc. 2019 16:39

Dice el Concilio: "Con todo, el Señor, que sabia y pacientemente prosigue su voluntad de gracia para con
nosotros los pasadores, en nuestros días, ha empezado a infundir, con mayor abundancia en los cristianos
separados, entre sí, la compunción de espíritu y al anhelo de unión. Esta gracia ha llegado a muchas almas
dispersas por todo el mundo, e incluso entre nuestros hermanos separados ha surgido, por el impulso del
Espíritu Santo, un movimiento dirigido a restaurar la Unidad de todos los cristianos. En este movimiento de
unidad, llamado ecumenismo, participan los que invocan al Dios Trino y confiesan a Jesucristo como Señor y
Salvador, y esto lo hacen no solamente por separado, sino también reunidos en asambleas, en las que oyeron
el Evangelio y a las que cada grupo llama Iglesia suya y de Dios. Casi todos, sin embargo, aunque de modo
diverso, suspiran por una Iglesia de Dios única y visible, que sea verdaderamente universal y enviada al
mundo, para que el mundo se convierta al Evangelio y se salve para gloria de Dios".
(Unitatis redintegratio, I,
2).


No conozco los motivos en que funda el Concilio esa extraordinaria afirmación que nos quiere dar a entender
que ese así llamado "movimiento ecuménico" es obra del Espíritu Santo; como tampoco veo la inaudita
expresión con que Paulo VI califica su visita en Ginebra al Concejo Mundial de las Iglesias, colocando a
nuestra Iglesia, la verdadera y única Iglesia fundada por Jesucristo, la única que tiene las cuatro notas
características, que la distinguen de las ramas secas desgajadas del tronco, al nivel de esas así llamadas
Iglesias cristianas, muchas de las cuales no creen ya ni en la divinidad de Jesucristo, ni en la misma existencia
de Dios. ¿Existe acaso una verdadera fraternidad cristiana entre las iglesias miembros del Consejo Ecuménico
y la Iglesia Católica?



Menciona, en su discurso, Paulo VI, la visita anterior que el cardenal Bea, el instrumento habilísimo del
judaísmo para destruir la postura monolítica de la Iglesia,
hizo al Consejo Mundial de Las Iglesias en 1965 y
el "grupo mixto" de trabajo, que él estableció con elementos católicos en esa organización protestante; y
añade; "tras la creación de este equipo, hemos seguido con interés su actividad y deseamos decir, sin
vacilación, cuánto apreciamos el desarrollo entre la Iglesia Católica y el Consejo Ecuménico, dos organismos
muy diversos por su naturaleza, pero cuya colaboración se ha afirmado fructuosa".
¿Es posible una verdadera
colaboración entre la luz y las tinieblas, entre la verdad y el error?
O ¿podemos admitir que se puede ser
cristianos a medias, mutilando, silenciando o negando los dogmas inmutables de nuestra fe católica? ¿Cuáles
frutos insinúa o señala el papa Montini, que se han seguido de esta ecuménica unión?
"La reflexión teológica
sobre la unidad de la Iglesia, la búsqueda de una mejor comprensión del culto cristiano, la formación profunda
del laicado, la toma de conciencia de nuestras responsabilidades comunes y la coordinación de nuestros
esfuerzos por el desarrollo social y económico y por la paz entre las naciones".
¿Necesitaba la Iglesia
reflexionar sobre la unidad de la Iglesia? ¿Podía encontrar nuevas luces para la comprensión de su culto en
esas sectas, que niegan la realidad del Santo Sacrificio del Altar, la transustanciación, la real presencia?

Mucho me temo que esas reflexiones hayan inspirado la eliminación de la Divina Eucaristía, el centro, como
dice Pío XII, en la "MEDIATOR DEI", de nuestra sacrosanta religión.



No podía faltar en esta colaboración "el desarrollo social y económico", que es el alma del pontificado
montiniano. El viraje al socialismo y al comunismo, antes de que lo diera el Vaticano, lo habían ya dado casi
todas las sectas protestantes. La paz, para Juan B. Montini, no viene de Dios, como dice San Pablo, ni es
atributo de Dios, el mismo Dios que mora en nosotros, sino el establecimiento de los puntos de la Revolución
Francesa: libertad, igualdad y fraternidad.



Y ¿qué pensar de esa que Paulo VI llama "la formación profunda del laicado"? Algunos lo han tomado muy en
serio y se creen, como diría Don Luis Vega Monroy, "pontífices mínimos" de la Iglesia, como los Abascal o
Abashol, los Avilés, los Álvarez Icaza. Ese movimiento tiene tangiblemente dos finalidades: la de desacralizar y
eliminar el sacerdocio jerárquico; y la de aumentar la confusión en el pueblo católico.



Y ya para terminar su discurso, Juan B. Montini hace esta franca y descarada pregunta: "¿Debe hacerse (la
Iglesia Católica) miembro del Consejo Ecuménico?" Y, con ingenuidad desconcertante añade el pontífice: "¿Qué
podríamos en este momento responder? Nos no consideramos que la cuestión de la participación
—yo diría
más bien identificación— de la Iglesia Católica en el Consejo Ecuménico esté madura hasta el punto de que se
pueda o deba dar una respuesta positiva. La cuestión queda todavía en el terreno de la hipótesis. Ella
comporta serias implicaciones teológicas y pastorales".



El solo planteamiento del problema y la ambigua respuesta que da Paulo VI son, en verdad, no digo
sintomáticas, sino elocuentemente demostrativas de la aceptación, en principio, del movimiento ecuménico
protestante, que es un sincretismo religioso, o es, mejor dicho, la religión de la irreligión.
¡Claro que la cuestión
no está madura, ni lo estará, mientras dure la verdadera Iglesia de Cristo, aunque los Willebrands y los
infiltrados clamen por la "participación ecuménica"! El "ecumenismo", en el sentido que se le da ahora, es la
negación no tan solo de la religión católica, sino de toda religión.



A CONTINUACIÓN... CAPITULO XII.- PAULO VI SIGUE ADELANTE SU PROGRAMA REFORMISTA
Image

Avatar de l’utilisateur
InHocSignoVinces
Messages : 1638
Inscription : dim. 26 août 2018 11:43
Localisation : Couronne d'Aragon

Re: "SEDE VACANTE" del R.P. Joaquín Sáenz y Arriaga

#204 Message par InHocSignoVinces » ven. 27 déc. 2019 13:15

CAPITULO XII.- PAULO VI SIGUE ADELANTE CON SU PROGRAMA REFORMISTA

Para evitar el que me achaquen que invento o exagero, cuando expongo los constantes incidentes de esta
“autodemolición de la Iglesia”, que estamos presenciando, voy a citar aquí al canónigo de la Catedral de
México, el refugiado español, Don Ramón Ertze de Garamandi, no en sus “SUMAS Y RESTAS”, sino en
"REFLEXIÓN DOMINICAL” (Excélsior, domingo 24 de septiembre de 1972):

“Fiel a su tarea de renovación de la Iglesia, el papa Paulo VI ha publicado, el miércoles 13 de septiembre, una
carta apostólica que modifica las disposiciones relativas a una parte del Orden Sacerdotal. Dejando intacto lo
que toca a obispos, presbíteros y diáconos, se ha ocupado de los grados inferiores, que no entran propiamente
en el Sacramento del Orden y que, por consiguiente, pueden conferirse a los laicos cristianos. Otro punto
importante se refiere al subdiaconado, que no tenía en las Iglesias Orientales la relevancia que en la Latina.


“La primera disposición ha suprimido la tonsura o ceremonia en la que, entre otros elementos, con el corte de
cabello, se entraba a formar parte de la clerecía. En adelante sólo serán clérigos los que hayan recibido el
diaconado.


“En segundo lugar, se determina que las hasta ahora llamadas órdenes menores: ostiariado, exorcitado,
lectorado y acolitado desaparezcan como ritos de ordenación de los clérigos.


“En tercer término, quedan suprimidos el ostiariado y el exorcitado. Subsisten el lectorado y el acolitado, pero
no ya reservado a los candidatos del sacramento del Orden y, por lo tanto, pudiendo confiarse a seglares. No
son órdenes, sino ministerios, es decir, funciones necesarias a la vida de la Iglesia, no inherentes al poder del
Orden, aunque de carácter sagrado.


“Cuarto, las funciones desempeñadas hasta ahora por el subdiaconado pueden ser confiadas al lector y al
acólito. Deja, por consiguiente de existir, en la Iglesia Latina, el Orden mayor del subdiaconado.


“Al lector le corresponde, como dice su nombre, leer la palabra de Dios en la asamblea litúrgica. Proclamará las lecturas de la Biblia, pero no el Evangelio, en la misa y demás celebraciones sagradas. Cuando falte el
salmista, recitará el Salmo interleccional. Anunciará las intenciones de la oración universal de los fieles,
cuando no haya a disposición diácono o cantor. Dirigirá el canto y la participación del pueblo fiel. Instruirá a los
fieles para recibir dignamente los sacramentos.


“En cuanto al acólito, su función es cuidar el servicio del altar, asistir al diácono y al sacerdote, en las
funciones litúrgicas, principalmente en la celebración de la misa. Distribuirá como ministro extraordinario la
comunión, cuando falten el presbítero y diácono, o este imposibilitado para darla, o en caso de gran afluencia
de fieles. En las mismas circunstancias podrá exponer públicamente la Eucaristía. Cuidará de la instrucción de
los fieles que participan en las funciones del altar.



“Las condiciones requeridas para ser admitidos a los ministerios de lector y acólito, son: petición libre de parte
del aspirante, edad conveniente y dotes peculiares, firme voluntad de servir fielmente a Dios y al pueblo
cristiano.


“En cuanto a los candidatos al diaconado y al presbiterado, se precisa que puedan ser aceptados los que den
muestra de verdadera vocación y, estando adornados de buenas costumbres y libres de defectos psíquicos y
físicos, deseen dedicar su vida al servicio de la Iglesia, para la gloria de Dios y el bien de las almas”.
El
compromiso público de la obligación del celibato queda vinculado al diaconado. Siguen en pie así mismo, las
demás obligaciones que para el diaconado ya están establecidas.


“Como dice el documento pontificio, las nuevas disposiciones sirven para que “aparezca la diferencia entre
clérigos y seglares, entre lo que es propio y está reservado a los clérigos y lo que puede confiarse a los
seglares cristianos”.



"Por otra parte, la disminución masiva de sacerdotes y de vocaciones sacerdotales plantea un problema
temible: ¿Cómo asegurar, para el servicio del Evangelio y del bien común de la Iglesia, la permanencia activa
de funciones asumidas hasta ahora por el clero?
Una solución es confiar cargos a los seglares. Se están ya
aplicando. En muchos sitios, los laicos distribuyen la comunión, suben al púlpito, se ocupan de la preparación
del matrimonio… Se les trasfieren “funciones sagradas”, que se creían estrictamente reservadas a clérigos
ordenados. La carta apostólica de Paulo VI viene a hacer aperturas por ese camino. Hay también una actitud
ecuménica, en cuanto se toman en consideración tradiciones de otros ritos cristianos. Por último se ofrece a
los laicos una nueva oportunidad para el ejercicio de sus responsabilidades en la Iglesia”.

A CONTINUACIÓN... COMENTARIO CRÍTICO DEL REV. P. SÁENZ Y ARRIAGA A ESTA NUEVA MANIOBRA DE DESTRUCCIÓN MONTINIANA
Image

Avatar de l’utilisateur
InHocSignoVinces
Messages : 1638
Inscription : dim. 26 août 2018 11:43
Localisation : Couronne d'Aragon

Re: "SEDE VACANTE" del R.P. Joaquín Sáenz y Arriaga

#205 Message par InHocSignoVinces » dim. 29 déc. 2019 13:49

COMENTARIO CRÍTICO DEL REV. P. SÁENZ Y ARRIAGA A ESTA NUEVA MANIOBRA DE DESTRUCCIÓN MONTINIANA


Nadie puede dudar de la autenticidad de la cita, pues es del “vocero oficial”, por mucho tiempo, autorizado por
el canciller Reynoso, de la Mitra Metropolitana de la Arquidiócesis de México. El contenido de la cita es
sencillamente
pavoroso. Un nuevo golpe a las viejas estructuras de la Iglesia, que prosigue el proceso de la
autodemolición. Se acortan las distancias; se suprimen las distinciones que separaban a los clérigos de los
seglares. Sólo quedan ahora como Ordenes sacras el diaconado, el presbiterado y el obispado; las órdenes
menores, de las cuales se suprimen dos, ya no tienen el carácter de un orden, sino una imprecisa autorización
que puede conferirse a los laicos cristianos.
No son órdenes, sino “ministerios”, no inherentes al poder del
Orden, aunque de carácter sagrado.



“Sagrado” dice, aunque parezca una burla, ahora en que estamos viviendo la “desacralización” de lo que,
hasta antes del Vaticano II, considerábamos en la Iglesia como “sagrado”.
Estos lectores, estos acólitos, según
dice el prebendado de las dos traiciones, van a ser ministros sacros, mientras que los sacerdotes perdieron
hace tiempo su sacralidad, a pesar de la gracia sublime de su sacerdocio. Por lo visto, este ministerio sagrado,
que me parece semejante al de los protestantes, de estos clérigos, que no son clérigos, va a ser en la Iglesia,
con el tiempo, lo único sagrado que quede en pie.



Ertze de Garamendi no cita, en su “reflexión dominical”, otra parte del documento papal muy importante, ya
que dice la nueva posición de las mujeres en la Iglesia montiniana. Me voy a permitir copiar el cable de la A.P.,
tomado de Últimas Noticias (jueves 14/sep/1972).


A CONTINUACIÓN... EL NUEVO PAPEL DE LAS MUJERES EN LA NUEVA IGLESIA MONTINIANA
Image

Avatar de l’utilisateur
InHocSignoVinces
Messages : 1638
Inscription : dim. 26 août 2018 11:43
Localisation : Couronne d'Aragon

Re: "SEDE VACANTE" del R.P. Joaquín Sáenz y Arriaga

#206 Message par InHocSignoVinces » mer. 01 janv. 2020 17:35

Ertze de Garamendi no cita, en su “reflexión dominical”, otra parte del documento papal muy importante, ya
que dice la nueva posición de las mujeres en la Iglesia montiniana. Me voy a permitir copiar el cable de la A.P.,
tomado de "Últimas Noticias" (jueves 14/sept/1972).
“EN EL MINISTERIO RELIGIOSO, SOLO VARONES: PAULO VI

“Ciudad del Vaticano, 14 de septiembre (A.P.)- El papa Paulo VI reiteró hoy la prohibición de que las mujeres
desempeñen el ministerio católico romano. También reafirmó las reglas del celibato para diáconos y
sacerdotes. En un “Motu Proprio” –decreto de propia mano- el papa autorizó la extensión de funciones
clericales menores –lectura de la Biblia y servicio del altar- a católicos legos, siempre que sean hombres.

“El dictamen papal no impide, de hecho, que las mujeres puedan efectuar lecturas de la Biblia o realizar
determinados servicios del altar,
pero les prohíbe recibir investidura formal de un obispo.

“El decreto contra las mujeres en el ministerio sacerdotal constituye un revés para muchos elementos de la
Iglesia, desde cardenales hasta monjas, quienes han propugnado un papel para la mujer en la Iglesia, acorde
con el principio moderno de la igualdad de los sexos.
El papa dijo haber adoptado su decisión, después de
“haber tomado en cuenta los puntos de vista” de obispos de todo el mundo. Sin embargo, no ha ejecutado la
recomendación del Sínodo de Obispos, de 1971 que recomendó al Vaticano el establecimiento de una
comisión especial para buscar formas de enaltecer el papel de la mujer en la Iglesia y en la sociedad en
general, para bien de la justicia.


“Mediante este decreto, el Papa niega a las mujeres católicas el reconocimiento ministerial formal de lo que ha
estado haciendo desde el Concilio Ecuménico del Vaticano II de 1962-1965.


“Entre otras medidas re-ordenatorias de las órdenes menores de la clerecía, el papa ha removido por
“obsoletos” los cargos de portero, exorcista y subdiaconado,
reteniendo a los de lector y acólito.

“Para estos dos últimos suprimió la tonsura, pequeño afeitamiento de la cabeza en forma circular.

“Los decretos del papa entran en vigor el primero de enero del año entrante…”

La sola lectura de estas disposiciones papales causa pena. Pensar que los obispos y el papa andan
buscando la forma de enaltecer en la Iglesia el papel de la mujer, es pensar en que nuestros prelados,
poseídos de una autosuficiencia ilimitada e independiente, se creen capacitados para enmendarle la plana al
mismo Cristo, mudando las estructuras fundamentales y esenciales de la Iglesia por Él fundada. Aun permitir
que las mujeres, sin “investidura formal de un obispo”, puedan efectuar lecturas de la Biblia o realizar
determinados servicios del altar, como es la distribución de la Sagrada Comunión,
es una deformación,
totalmente contraria a la tradición, de la institución misma de Cristo.
En ninguna parte de la Escritura, ni de la
tradición leemos que la mujer ocupase un puesto activo en los servicios ministeriales, que el Señor reservó, en
sus designios inescrutables, a los varones, no a las mujeres.



¿En qué va a consistir esa “investidura formal de los obispos a los lectores y los acólitos"? No se trata de una
orden menor, ya que los así investidos no forman parte del clero, sino que permanecen como seglares
ordinarios. En esta general reforma, todo resulta ya “obsoleto” en la Iglesia de Dios; la misma razón que tuvo
Paulo VI para abolir el subdiaconado y las órdenes menores, podrían alegarse para la supresión de todas las
órdenes.
Todo este continuo cambio ha fundamentado al masónico Gran Oriente de Francia, cuando, en tono
amenazador, escribe en “Humanisme”, Número de diciembre de 1969: “Hay que resaltar que, si las estructuras
tradicionales se desmoronasen, todo el resto caerá con ellas.
La Iglesia no previo una “contestación” de tal
envergadura: no está –en absoluto- mejor preparada para recibir y asimilar ese espíritu revolucionario, que lo
estaba el Antiguo Régimen frente al movimiento de las “luces”, en 1789. No es el patíbulo lo que espera el
papa: ES LA PROLIFERACIÓN DE IGLESIAS LOCALES, ORGANIZÁNDOSE DEMOCRÁTICAMENTE,
derrumbando las barreras entre clérigos y seglares, creando su propio dogma, viviendo una completa
independencia respecto de Roma”.
Ya el 1 de abril de 1933, el mismo Gran Oriente había escrito: “Es
necesario decidirnos a pensar, a creer, a afirmar que lo que nos une en la masonería es la religión integral,
total, universal, a la que debe supeditarse de aquí en adelante toda otra religión sobre la tierra”.



A CONTINUACIÓN... LA DIALÉCTICA MONTINIANA, CAUSA PRINCIPAL DE LA CONFUSIÓN REINANTE

ImageImageImage

Avatar de l’utilisateur
InHocSignoVinces
Messages : 1638
Inscription : dim. 26 août 2018 11:43
Localisation : Couronne d'Aragon

Re: "SEDE VACANTE" del R.P. Joaquín Sáenz y Arriaga

#207 Message par InHocSignoVinces » sam. 04 janv. 2020 12:20

LA DIALÉCTICA MONTINIANA, CAUSA PRINCIPAL DE LA CONFUSIÓN REINANTE


Es indudable que el papa Montini tiene una habilidad extraordinaria para desorientar a la gente mejor intencionada, sincera y hambrienta de luz y de verdad. Para juzgar a Pablo VI, es necesario conocer todo lo que habla, leer todo lo que escribe y, sobre todo, tener muy presente, con datos ciertos, todo lo que hace. El secreto de su actuación tan prolongada, sin que hay surgido una protesta de la jerarquía o, por lo menos, de alguna parte de ella, es esa dualidad en su persona y en sus hechos y dichos. He aquí, por ejemplo, algunas palabras suyas, que pudieran desorientar a muchos:


En su reciente viaje a Venecia, dijo, ante las órdenes religiosas:


“Pero la tradición es, además, portadora de muchos valores. Basta pensar en los que se refieren a la
disciplina eclesiástica, al culto y a la piedad cristiana, a la espiritualidad y al ascetismo… “No es pasividad
reconocer y apreciar los valores de la tradición, sino una actitud positiva, crítica y libre…”
¡Qué
patrimonio más precioso, el que corre el peligro de ser minado o dispersado por cierta mentalidad conformista,
iconoclasta, mundana y desacralizante! Es fácil quitar, suprimir, pero no lo es tanto el sustituir, cuando se
busca y se quiera de veras no una sustitución cualquiera, sino una sustitución de auténtico valor”.



¿Quién, al leer esas palabras, podría pensar que el que así habla es el mismo papa Montini, que ha destrozado
la tradición plurisecular de la Iglesia? ¿Quién se atrevería a creer que es el mismo pontífice que en el corazón de nuestra
catolicidad, en la Eucaristía Sacrificio, Sacramento y Real Presencia, no solo ha desacralizado, sino destruido
la verdad católica? Y, sin embargo, es él, es él mismo, el que, al llegar a Udine, fue recibido por los miembros
del Partido Comunista, alineados a lo largo de la calle, por donde pasó la comitiva papal, portando carteles y
mantas con leyendas de bienvenida y exhortaciones a un dialogo entre cristianos y marxistas, para bien de la
comunidad.
En la Plaza Primero de Mayo, Paulo VI dijo:


“Hablamos para afianzar a las Iglesias locales. Sería una suerte tristísima para ellas perder el sentido de la
catolicidad del único pueblo de Dios, y ceder a la tentación del separatismo, de la autosuficiencia, del
pluralismo arbitrario, del cisma, olvidando que para gozar de la auténtica plenitud del espíritu de Cristo, es
necesario estar orgánicamente insertado en el cuerpo de Cristo”.



El papa ve el peligro de la desintegración de la Iglesia, de esas iglesias locales, proliferadas por todo el mundo,
que, según el Gran Oriente de Francia, ha de ser el patíbulo que le espera. Cuando la autoridad ha perdido su
sentido trascendente, cuando se ha enaltecido al “hombre” y los valores terrestres, equiparándolos a los
valores sobrenaturales y divinos de la gracia,
la autoridad está en crisis; no podemos tener ya una base inconmovible para cimentar sobre ella nuestra fe, nuestra obediencia católica, que se funda en Dios y no en las
palabras variantes de los hombres,
aunque el que nos hable se presente diciéndonos “SOY PEDRO”.


CONTINUARÁ...

Avatar de l’utilisateur
InHocSignoVinces
Messages : 1638
Inscription : dim. 26 août 2018 11:43
Localisation : Couronne d'Aragon

Re: "SEDE VACANTE" del R.P. Joaquín Sáenz y Arriaga

#208 Message par InHocSignoVinces » sam. 11 janv. 2020 19:58

“Las iglesias locales, dice Paulo VI, no constituyen entidades diversas, sino ramas de un mismo tronco,
sarmientos de idéntica vid, porciones de una sola Iglesia Unida…” Y denunció una “áspera critica
preconcebida y feroz contra la Iglesia, a la que se le acusa de estar en decadencia y de tener miembros
mediocres…” “Y más que mediocres, agregó LE MONDE en la versión que dio del discurso del pontífice”.



“Muy grave debe ser la situación de la Iglesia –comenta EXCELSIOR- en el mundo, pues no obstante que el
18º Congreso Eucarístico Italiano fue celebrado con gran fervor, y que a la llegada del papa cientos de miles lo
aclamaron estruendosamente, sus temas no fueron de alegría y confianza, sino que predominaron en ellos sus
intensas preocupaciones sobre posibilidades de un cisma, sus amarguras por las tendencias desacralizantes
con perjuicio de la casta sacerdotal, y sus disgustos ante las ásperas críticas a la Iglesia tenida por decadente
y a sus miembros “más que mediocres”.



"En estas circunstancias es obvio que la renuncia del pontífice a su cargo sería del todo inoportuna. Un nuevo
Papa podría, como Juan XXIII, dejar libre el torrente renovador y sus consecuencias escapan a todo cálculo. O
bien lo refrenaría con mayor energía y acaso provocara los cismas, que tanto angustian a Paulo VI. También
pudiera seguir la actitud de “prudente indefinición”, que sigue el actual pontífice, y, en este caso, el cambio
sería innecesario e inútil. Es preferible que sea la muerte natural, cuyo momento está reservado a Dios, la que
determine la hora del cambio".



“EXCELSIOR” reconoce la gravedad de la situación presente e indirectamente confiesa que el responsable de
esta confusión es el propio papa Montini, al plantear la disyuntiva de la renuncia o de la no renuncia. El nuevo
papa puede seguir el camino de los anteriores pontífices, dejando libre el torrente renovador. Las
consecuencias de este libertinaje escapan a todo cálculo, dice EXCELSIOR. Si el nuevo papa es un Papa, si
cumple con su deber de ser fundamento, el principio de unidad, de estabilidad y de cohesión de la Iglesia,
entonces puede, dice el periodista, “venir el cisma”, pero, yo digo: el cisma ya está adentro; la “nueva
economía del Evangelio”, la “nueva mentalidad”, la religión de aggiornamiento, del ecumenismo, del dialogo,
no es la religión de la Iglesia de dos mil años. El diferir la curación de tan graves dolencias no las remedia, las
agrava.



CONTINUARÁ...

Avatar de l’utilisateur
InHocSignoVinces
Messages : 1638
Inscription : dim. 26 août 2018 11:43
Localisation : Couronne d'Aragon

Re: "SEDE VACANTE" del R.P. Joaquín Sáenz y Arriaga

#209 Message par InHocSignoVinces » mer. 15 janv. 2020 13:48

Y prosigue el EXCELSIOR:
“Los observadores advierten que son muchos los indicios de que ha disminuido el control del Papa sobre la
burocracia del Vaticano, y que los prelados tradicionalistas han crecido en su predominio. Y, en apoyo de sus
tesis aluden al reciente incidente entre la Congregación del Clero y el cardenal español Vicente Enrique
Tarancón de Madrid.

“El cardenal John Joseph Wright, prefecto de tal Congregación, distribuyó instrucciones secretas a los
prelados y sacerdotes españoles instándoles a desconocer la decisión de la Conferencia Episcopal de España
respecto a que la Iglesia de ese país dejará de servir como amanuense o apoyo al régimen del Gral. Francisco
Franco.
Y, cuando con justa indignación el cardenal Vicente Enrique Tarancón acudió al papa, se sorprendió al
encontrar que éste nada sabía de las instrucciones emitidas por la congregación, y le dio una carta para
anularla.

“Nosotros nos resistimos a interpretar este incidente como un indicio de la pérdida del dominio papal sobre los
funcionarios del Vaticano. Esto sería sumamente desventajoso para Paulo VI y daría la razón a los que critican
a la Iglesia por sus miembros mediocres.

“Nos inclinamos más bien a interpretarlo como un signo de la política de “indefinición prudente”. No creemos que el cardenal John Joseph Wright haya actuado a espaldas y en la ignorancia papal. De haber sido así, lo
congruente fuera que el pontífice lo hubiera destituido, o a lo menos reconvenido seriamente. Y recuérdese
que, al poco tiempo de este incidente, Paulo VI hizo cálido elogio de este mismo funcionario, en el que alabó
su desinterés en servir a la Santa Sede, pues para ello había abandonado una de las diócesis más hermosas y
opulentas de Estados Unidos.

“Es claro que en el incidente con el Cardenal Tarancón, se dejó a una autoridad inferior la definición adversa
para que, en caso ofrecido, la suprema tuviera la oportunidad de corregir. Si el papa no haya sido apremiado
con la energía del prelado español, habría mantenido su silencio y jamás se definiera en pro o en contra de las
decisiones de la Conferencia Episcopal Española. Como no se ha definido respecto a la interpretación que de
la “HUMANAE VITAE” dio el mismo cardenal John Joseph Wright, por la cual el uso de anticonceptivos ya es
moralmente lícito, si se tiene buen pretexto para emplearlos.


“Igualmente, nos hace mucho, el P. Enrique Maza, S.J., en un fascinante artículo nos daba cuenta de las
costumbres de algunas Diócesis de Estados Unidos por la cual los divorciados y vueltos a casar tienen libre
acceso a los sacramentos,
con lo cual prácticamente se derrumba la antigua intransigencia de la Iglesia
respecto a la disolución del vínculo matrimonial, cuya principal consecuencia era declarar inhábiles a los
casados por segunda vez (no habiendo muerto su legítimo cónyuge) a participar de los Sacramentos,
pues se
les consideraba que vivían en pecado.
Y, sobre esta mentalidad (que por cierto aplaudimos por fundarse en el
espíritu de caridad que debiera imperar en la Iglesia), nada ha dicho el Sumo Pontífice, ya sea en su
aprobación o en su reprobación.


“Indefinición que si ha de superarse, sólo será Paulo VI quien deba hacerlo, lo cual constituye una razón más
para que no renuncie.

A CONTINUACIÓN... COMENTARIO CRÍTICO DEL REV. P. SÁENZ Y ARRIAGA A ESTE INQUIETANTE ARTÍCULO DEL "EXCELSIOR"

Avatar de l’utilisateur
InHocSignoVinces
Messages : 1638
Inscription : dim. 26 août 2018 11:43
Localisation : Couronne d'Aragon

Re: "SEDE VACANTE" del R.P. Joaquín Sáenz y Arriaga

#210 Message par InHocSignoVinces » mer. 22 janv. 2020 15:54

COMENTARIO CRÍTICO DEL REV. P. SÁENZ Y ARRIAGA A ESTE INQUIETANTE ARTÍCULO DEL "EXCELSIOR"

“Indefinición prudente” llama el periodista a la política de Juan B. Montini: un péndulo que oscila entre el
torrente renovador de imprevisibles consecuencias y el cisma amenazador de los que, acostumbrados ya a
hacer y decir lo que les viene en gana, no tolerarían la represión de una autoridad suprema, que, cumpliendo
con su deber, hace valer sus derechos.
¿Es esta la misión de un legítimo sucesor de PEDRO? ¿Fue esta la
misión que Cristo dio a su Vicario en la tierra?
El comentarista de EXCELSIOR se resiste a pensar que el
incidente del cardenal Vicente Enrique Tarancón sea un indicio de la pérdida de autoridad, sino un abuso de
autoridad, que, con habilidad sobrehumana, está llevando a la práctica, valiéndose del ya muy conocido
método del doble juego, un programa verdaderamente demoledor.
Este solo argumento sería suficiente para
dudar de la legitimidad del papa Montini.



Si el cardenal Wright no actuó a espaldas de Paulo VI, la actitud del pontífice ante la reacción violenta del
cardenal Tarancón debería haber sido respaldada, serena y prudente, del pontífice a las disposiciones dadas
por el Secretario de la Sagrada Congregación del Clero, ya que éste había procedido de acuerdo con él. Paulo
VI quería actuar por tercera persona,
aparentando ignorancia del asunto, para dejar abierta la puerta, y poder así quitarse toda responsabilidad, en caso de una protesta del Presidente de la Confederación Episcopal
Española.
Tiene razón el periodista de EXCELSIOR: “Se dejó a una autoridad inferior (cardenal Wright) la
definición adversa, para que, en caso ofrecido, la suprema (autoridad) tuviera la oportunidad de corregir”
(no;
no corregir, sino retractar
).



Y la observación que, a continuación, añade el periodista de EXCELSIOR, es todavía más elocuente y más
probatoria: “Si el papa no hubiera sido apremiado con la energía del prelado español, habría mantenido su
silencio y jamás se definiera en pro o en contra de las decisiones de la Conferencia Episcopal Española”.
Si
esta hipótesis es la verdadera, tendríamos que reconocer, con todo el dolor del alma, que el papa Montini es
una persona inescrupulosa que, cuando el caso lo requiere, simula ignorancia, para dar el golpe demoledor, por
alguno de sus incondicionales subalternos.
Por eso, observa el periodista, “Paulo VI hizo un cálido elogio de
este mismo funcionario (el cardenal Wright) en el que alabó su desinterés en servir a la Santa Sede, pues,
para ello, había abandonado una de las diócesis más hermosas y opulentas de Estados Unidos”.
Y confirma
más su hipótesis, que ya resulta tesis, con otro ejemplo del papa Montini, con relación al mismo secretario de
la Congregación del Clero: “Como no se ha definido (Paulo VI) respecto a la interpretación que de
la “Humanae Vitae” dio el mismo cardenal John Joseph Wright, por el cual ya el uso de anticonceptivos es
moralmente lícito, si se tiene un buen pretexto para emplearlos”.
De ser verdad la hipótesis, tendríamos que
concluir que
para Juan B. Montini el fin justifica los medios, por malos que éstos sean.


A CONTINUACIÓN... UN NUEVO “AGGIORNAMIENTO” DE LA IGLESIA


ImageImage

Répondre

Revenir à « Textos en español »

Qui est en ligne ?

Utilisateurs parcourant ce forum : Aucun utilisateur inscrit et 1 invité