"SEDE VACANTE" del R.P. Joaquín Sáenz y Arriaga

Message
Auteur
Avatar de l’utilisateur
InHocSignoVinces
Messages : 1515
Inscription : dim. 26 août 2018 11:43
Localisation : Couronne d'Aragon

Re: "SEDE VACANTE" del R.P. Joaquín Sáenz y Arriaga

#101 Message par InHocSignoVinces » ven. 19 avr. 2019 12:34

En los edificios hay capillas con reserva del Santísimo Sacramento. Allí "celebran Misa". Los "jesuitas" sacerdotes NO usan ornamentos. En camisa, en camiseta sport, con presencia de mujeres, "consagran" GALLETAS SODA, comunes y corrientes. Dos compañeros nuestros comulgaron (¿) con esas galletas. A veces "celebran la Misa" en los mismos dormitorios, sentados en las camas. Oímos burlas para la liturgia... "que anda de la patada".

En la fotaga del martes 16, mayo, 1972, vimos a corta distancia verdaderos romances entre alumnos y pochitas (mexicanas de gente humilde, nacidas en los Estados Unidos). Allí estaba el rector y los "superiores" viéndolo todo. Los mismos "jesuitas" tomaban parte en las guasas a las muchachas. Una pareja se aventó a bailar una polka. La muchacha era una gordita, blanca... El señor... era un señor alto, peludo, con patillas abultadas, con camisa de colores, con una mascada de colores al cuello, pantalones acampanados, zapatos combinados. "ERA UN SACERDOTE JESUÍTA". Después lo estábamos contemplando en grandes poses
con la gordita, a metro y medio. Los "jesuitas" ya no visten sotana; visten en su mayoría sin saco. Sólo para esperar al Arzobispo de Santa Fe, vimos al rector y a los "padres" con traje negro y corbata. No se distinguen de los "formandos". Anda un "jesuíta" con barbas, con su medallón hippie, suéter sport. A otro, los alumnos lo llaman el "hippie". Hay uno de los "formadores" que trata a sus "formados" a "puras madres", a puro lenguaje de carretonero (lenguaje soez). . y los alumnos lo tratan Ídem. . .

Uds. reflexionen. Nosotros convenimos en INFORMAR: a la Delegación Apostólica de México, a la Presidencia del Episcopado Mexicano, a los Obispos que tienen seminaristas con estos "jesuítas", a los padres de familia de esos seminaristas y a todos los Montezumeses. Es decir: se hará un Memorándum como mera información. Seria el primer acto de parte nuestra. Cumplo, conforme al encargo que me han dado, pasar a Uds. estos datos. Queda a disposición de Uds esta información, para que activamente propongan su parecer sobre la situación del Montezuma que aquí "continúa" y los medios pertinentes para modificar lo que Uds. vean que ha de modificarse. De Uds. afmo. s.s. P. Rafael Chávez Calderón. —Las Fuentes 17, México (22). D. F.
Teléf.: 5-73-29-38.

"Dentro de poco tiempo podré anunciarles el lugar y la fecha de la 1a. Reunión de nuestro Grupo. Atte.


¿Qué comentarios merece ese "confidencial" documento, escrito por un sacerdote de espíritu, que puede
testificarse por 80 sacerdotes mexicanos? ¿Qué pensar de esos "educadores", de esos "falsos jesuítas, a quienes las diócesis de la República Mexicana habían entregado sus mejores alumnos para que recibiesen la prestigiada "formación" de la antigua Compañía de Jesús? ¿Ignoran, por ventura, nuestros prelados, ignora Roma esa degeneración, ese mayúsculo escándalo, ese asqueroso truco, que los "jesuítas de la nueva ola" están haciendo con los futuros sacerdotes de nuestro país? Más interesa al Vaticano y a nuestra jerarquía, según parece, "el cambio de estructuras", la "revolución social", "la revolución cultural", que la formación trascendental de los futuros salvadores de almas ! ! !

Este documento es desgarrador; es sintomático, gravemente sintomático. Parece una descripción apocalíptica; una página dantesca, en donde la desacralización llega a sus lógicos y espantosos resultados. ¡Carne y lujuria, en vez de espíritu y de sólida piedad! ¡Mundo corrompido, en vez del plácido oasis, que todavía hace muy poco tiempo eran nuestros seminarios conciliares! ¿Qué dice el P. Provincial Don Enrique Martín del Campo? ¿Qué opina Su Eminencia Reverendísima? ¿Qué hacen nuestros prelados postconciliares, que hacen veladas fúnebres para exaltar a Benito Juárez, a quien hace un siglo condenaron con la mayor energía y las censuras más enérgicas? ¿Es esta la nueva primavera, el nuevo Pentecostés, que nos habían predicho? ¡No! ¡Mil veces, NO! No podemos callar; no podemos hacernos cómplices de esos criminales con nuestro silencio.

El "complot" es completo, certero, teledirigido, para asegurar, en cuanto humanamente sea posible, la desaparición del clero, la eliminación de los cada día más escasos operarios de la Viña del Señor. Si esos infelices jóvenes, que fueron al Seminario con una generosa y resuelta vocación, pudieran, seguramente volverían atrás sus pasos, ya que para ellos todo está en peligro: fe, moral, religión, incluso su mismo porvenir temporal y eterno. Los obispos callarán, siguiendo el ejemplo de su Eminencia Don Darío, cuando se trató del "¡mprímatur" al libro de Porfirio Miranda y de la Parra o cuando acaeció la sacrilega profanación de la Insigne y Nacional Basílica de la Reina y Madre de los mexicanos, Santa María de Guadalupe. Si es necesario, el padre provincial negará los hechos o tratará de explicarlos con astucia jesuítica; pero, son muchos los testigos. El documento es un "YO ACUSO" terrible contra esos perversos corruptores, que hoy gobiernan el Seminario de Montezuma, en su agónico período de existencia.

SIGUE...

*Nota: ¿Dónde estaba Mons. Lefebvre cuando el valeroso Rev. P. Sáenz y Arriaga denunció todos estos gravísimos hechos?... ¿Por qué no se atrevió Lefebvre a proclamar alto y claro la SEDE VACANTE ante la perfidia luciferina del ambiguo y nauseabundo Montini?... La suerte está echada, hermanos míos. No hay vuelta atrás. La Iglesia ha sido eclipsada por la prostituta de Babilonia y ahora Ntra. Santa Madre se halla sepultada en el sepulcro, esperando como Ntro. Señor Jesucristo la gloriosa Resurreción al tercer día. Los verdaderos fieles católicos que todavía subsistimos en el mundo somos la Iglesia Católica, somos la mujer a punto de dar a luz que ha sido llevada al desierto para ser alimentada allí por el Espíritu Santo con la sola fe sobrenatural, y con una esperanza y una caridad abrasadoras. No nos queda nada ya aquí en el mundo, no hay sacramentos, no hay jerarquía, no hay edificios, ... No hay NADA. Pero precisamente, esta privación de todo consuelo visible debe hacernos cada vez MÁS ESPIRITUALES y SACRIFICADOS, mis amados hermanos en Cristo Jesús y María Santísima, porque Dios vela por nosotros y no permitirá que ni uno solo de nuestros cabellos caiga sin su permiso. Es hora de despojarnos del hombre viejo, de crucificar nuestro cuerpo y morir definitivamente al pecado, para resucitar a la vida eterna en compañía de Ntro. Salvador y Redentor, de la Santísima Virgen y de todos los ángeles y santos. ¡Tengamos valor y paciencia, que Dios no tardará mucho ya en hacer sentir Su terrible y gloriosa Segunda Venida!

Avatar de l’utilisateur
InHocSignoVinces
Messages : 1515
Inscription : dim. 26 août 2018 11:43
Localisation : Couronne d'Aragon

Re: "SEDE VACANTE" del R.P. Joaquín Sáenz y Arriaga

#102 Message par InHocSignoVinces » sam. 20 avr. 2019 11:37

LOS CAMBIOS EN EL SEMINARIO DE MÉXICO Y LO QUE PIENSA SU NUEVO RECTOR


En una junta con sus sacerdotes, Su Eminencia Miguel Darío Cardenal Miranda y Gómez se quedó abrumado
ante las denuncias que varios de sus sacerdotes le hicieron acerca de la situación verdaderamente repugnante
de su antiguo y en otros tiempos glorioso Seminario Conciliar, ahora Instituto Superior de Estudios
Eclesiásticos. Ante aquellas denuncias S. E. se vio en la penosa necesidad de hacer algunos cambios, de los
cuales el más radical fue el del Rector, nuevo en oficio, pero no en ideas. Del periódico "EL UNIVERSAL", 25
de noviembre de 1972, tomamos los juicios emitidos por el nuevo Rector Carlos Rangel Nava y el Prefecto
General de Estudios, Salvador Castro Pallares, en entrevista de prensa a que convocaron con motivo de la
celebración del 275 aniversario de la fundación del Seminario de la Arquidiócesis de México:

"El pueblo de México - dijeron las autoridades máximas del Seminario-, está desesperado de las injusticias que diariamente se observan. Su situación es grave y explosiva y, como consecuencia de su falta de concientización, necesaria para conocer los problemas, cualquier brote de agitación, llámese como se llame, lo arrastra, pura no tiene otra salida". "El sacerdote que requiere la Iglesia Mexicana, dijeron, es aquel que coadyuve a dar a conocer al pueblo sus derechos y obligaciones, para que sepa exigir y ser
responsable de su actuación como ciudadano". "Ya pasaron los días en que se tenia la idea de que el acudir al sacerdote era para recibir la gloria celestial. Ahora el mexicano, conjuntamente con el sacerdote, deben trabajar por erradicar la injusticia y borrar el contraste de "la pobreza humana y la riqueza inhumana"...


"La Iglesia en México está cambiando ya la mentalidad del pueblo católico, para que comprenda la magnitud de los problemas que
hay que resolver..." "La injusticia en México, manifestaron, se advierte en todos los órdenes, ya económico, político, cultural, etc.
En México la Iglesia lucha por un catolicismo más consciente. . ."

"Antiguamente, dijeron, el sacerdote se enclaustraba prácticamente para realizar sus estudios del sacerdocio. Todo ello ha ido
desapareciendo poco a poco, ya que se consideró contraproducente para el cabal ejercicio del ministerio..."

"En otra parte de la entrevista manifestaron que se hace necesario que la Iglesia adopte una nueva reforma, a fin de que se
compenetre más de la situación, no sólo de nuestro país, sino del mundo..."


Aquí tenemos las luminosas ideas, que hoy por hoy, y gracias a sus expertos dirigentes, están formando a los
sacerdotes tipo "siglo XXI", para resolver los problemas socio-económicos y socio-políticos de México y del
mundo entero. Los resultados, ya los vimos, en lo que antes fielmente expusimos. No quieren ya al sacerdote
santo, sino al sacerdote violencia, cambio, demagogia; al sacerdote engaño, que predica pobreza y busca la
abundancia, en automóviles "último modelo", que frecuentan los centros nocturnos, que, para hacer más su
misión transformadora, buscan en la vida del mundo la desacralización completa de su ministerio.
Pero, estas
ideas no son de esos pobres clérigos, que han traicionado su ministerio; esas ideas vienen de la jerarquía;
vienen de las altas esferas; de las consignas que vienen de ROMA, vía S. J., y que fidelísimamente ejecutan
los prelados mexicanos.


SIGUE...

Avatar de l’utilisateur
InHocSignoVinces
Messages : 1515
Inscription : dim. 26 août 2018 11:43
Localisation : Couronne d'Aragon

Re: "SEDE VACANTE" del R.P. Joaquín Sáenz y Arriaga

#103 Message par InHocSignoVinces » dim. 21 avr. 2019 13:09

¿Me pedís una prueba? Pues, os la voy a dar y muy elocuente. En el periódico "EL SOL DE MÉXICO", sábado
2 de diciembre 1972, leemos:

"SEMINARIOS ABIERTOS AL SERVICIO SOCIAL QUE NECESITA EL PAÍS: MONS. QUINTERO ARCE.

-Mons. Carlos Quintero Arce, obispo de Hermosillo y presidente de la Comisión Episcopal de Educación y Cultura manifestó que los seminarios de México
se han abierto a ese sentido de servicio, que reclaman los problemas sociales de hoy; el nuevo urbanismo, las ciudades perdidas, etc. lo que implica una teología de la realidad, pues a nuevas situaciones, nuevas soluciones.

"Declaró en conferencia de prensa que la apertura comenzó mucho antes de 1965 —hasta hubo ahí una huelga— y en la
actualidad alcanza a las 66 instituciones de esta índole que funcionan en el país. Lo apoyaron en su afirmación el P. Benjamín
Bravo, rector del Seminario de Misiones Extranjeras y el P. Carlos Rangel, rector del Seminario Conciliar de México.

"Los tres dijeron que los seminaristas piden convivir con los sectores pobres, para dar testimonio de la fe cristiana e identificarse
con los problemas de las clases menos favorecidas. Pero, aparte de satisfacer sus peticiones, las autoridades de los Seminarios
incluyen ahora en sus programas educacionales actividades y prácticas, que antes estuvieron prohibidas". La dura prueba que
supone para los futuros sacerdotes y misioneros arrostrar los peligros morales y materiales de salir al encuentro de la realidad, es
pasada con éxito por los muchachos, afirmaron los tres declarantes. Y fueron un poco más lejos para asegurar que la Iglesia se ha
fortalecido con el ecumenismo. Tratándose de los seminarios, la sólida formación intelectual que reciben impide que se contaminen
—porque conocen el marxismo a fondo— y no sucumben ante los sofismas. Esa formación y la madurez que adquieren en el
contacto con los problemas humanos, los hacen capaces de llevar a Cristo al Hombre, y de contribuir a una patria más libre, más
hermosa, más feliz".

"El obispo de Hermosillo indicó que "la Iglesia es historia y vive según las épocas y que los cambios se deben a los cambios de
cultura y añadió: "ahora existe una comprensión mayor de la Doctrina Social de la Iglesia". Declaró que las conclusiones a las que
llegó la Conferencia Episcopal son las siguientes:

"1° Nació la unión entre los obispos y los formadores del Seminario.

2° Juntos hicieron una estimación positiva de nuestra juventud.

3° lo necesario no es redactar documentos, sino asumir actitudes. No se van a lanzar indicaciones, sino que se va a trabajar para
que el seminarista se forme en y para el mundo.

4° Unir los seminarios. Han resurgido los seminarios regionales y son una solución mejor.
En la república hay 58 seminarios, de ellos 30 son mayores y son regionales el de México que da servicio a 35 institutos religiosos,
19 congregaciones y 21 diócesis y el de Tula, anteriormente en Montezuma...

"Abundan sacerdotes en Aguascalientes y Zacatecas y escasean en el norte. Pero se considera que los diáconos casados y la
participación de los seglares en algunas tareas antes reservadas al sacerdote, aliviará un tanto esa escasez. Los señores obispos
y arzobispos, en su reunión, indicó Mons. Quintero Arce, encontraron que la juventud actual es sincera y no hay en ella rechazo a
Cristo, sino desconocimiento. 200 grupos de jóvenes buscan espontáneamente la orientación religiosa, humana, abierta, "Sin
mojigatería".


Si no tuviésemos delante el periódico, no hubiéramos creído que Su Excelencia Reverendísima Don Carlos
Quintero Arce fuese de tan escasas luces y dijese cosas tan "fantasmagóricas". ¡Qué ideas tan absurdas, tan
descabelladas tiene el Prelado sobre lo que es un seminario! Es, en buenas palabras la idea de la "nueva
religión"
, de la "nueva economía del Evangelio", a la que lógicamente se han de ajustar los futuros
clérigos, "abiertos al servicio", es decir, "cerrados al servicio de Dios y la salvación de las almas". Porque hay esta correlación entre los dos servicios: si nos damos al servicio del mundo, nos cerramos al servicio de Dios, y
viceversa, si nos damos al servicio de Dios, nos tenemos que cerrar al servicio del mundo.

Esa "teología de la realidad", de la que nos habla el obispo, espero que no sea la teología de la revolución, la
teología de la violencia, la teología de los centros nocturnos, la teología de los prostíbulos.
Su Excelencia así
parece que nos lo da a entender, cuando nos dice que "hubo por ahí una huelga, en 1965", en algún
seminario: lo cual es un indicio confortante, porque es prometedor. Ahora, hay huelgas de oración, huelgas de
Ejercicios Espirituales, huelgas de examen de conciencia, huelgas de vía enclaustrada. Los jóvenes
seminaristas deben vivir en el mundo, conocer al mundo, experimentar al mundo y gozar al mundo. ¡Qué cosa
más halagadora que las "posadas" con bailes que hoy estilan los seminarios, para prepararse a celebrar
debidamente el nacimiento del Salvador!
¿No es verdad, Eminencia?

Hay una frase de marcado sabor pelagiano en la "teología" de su Excelencia Don Carlos Quintero y Arce: "la
sólida formación intelectual que reciben (la cual ya conocemos) impide que se contaminen".
Don Carlos, esto es tanto como decir que los sólidos (?) conocimientos intelectuales suplen con creces los auxilios de la divina
gracia; y esto es pelagianismo; es racionalismo; es materialismo; es lo que Ud. quiera, pero NO ES LA
TEOLOGÍA CATÓLICA.


Otra expresión del ultraprogresista obispo de Sonora: "La Iglesia es historia" y "vive según las épocas", dijo
Don Carlos Quintero y Arce. He aquí la Iglesia evolutiva, la Iglesia inestable, la Iglesia dialéctica. "Ahora existe
una comprensión mayor de la doctrina social de la Iglesia".
Así debe ser, pienso yo, sobre todo si comparamos
la manera humilde, pobre, sencilla del Exmo. Sr. Arzobispo Don Juan Navarrete, el predecesor de Don Carlos,
con la vida fastuosa del actual prelado. ¿Es ésta la comprensión de que habla Su Excelencia? Antiguamente,
en los seminarios, se formaban los jóvenes en el servicio divino y para la santificación propia y de las almas.

Hoy, no, dice Don Carlos; hoy el seminarista se forma "en y para el mundo". Su excelencia se adelantó, por lo
visto, a los tiempos modernos, porque sabe vivir muy bien en y para el mundo. Ha de haber tenido una
orientación religiosa "humana, abierta, sin mojigatería".


SIGUE...

Avatar de l’utilisateur
InHocSignoVinces
Messages : 1515
Inscription : dim. 26 août 2018 11:43
Localisation : Couronne d'Aragon

Re: "SEDE VACANTE" del R.P. Joaquín Sáenz y Arriaga

#104 Message par InHocSignoVinces » lun. 22 avr. 2019 14:18

OTRO DISCURSO DE OTRO PRELADO MEXICANO DE LA "NUEVA OLA"


Me voy a permitir copiar aquí, como un paréntesis, las palabras, que otro obispo mexicano de la "nueva
ola"
pronunció recientemente en Salina Cruz, cuyos datos tomo del periódico "EXCELSIOR", 12 de Julio de
1972:

"El obispo de Tehuantepec, Arturo Lona Reyes, manifestó hoy que admira a Benito Juárez, porque "fue un estadista de visión",
porque tuvo conciencia de que la persona humana debe ser digna de respeto, y porque dio la oportunidad al hombre de su tiempo
para realizarse". "Además, el prelado, que abolió el trato de 'Excelentisimo Sr. Obispo', por el de 'padre obispo', agregó: "En este sentido, cuántos Juárez nos hacen falta para que nos estén hablando con los hechos. Insisto; es una obsesión mía, de que
cada individuo necesita la oportunidad de realizarse como persona humana, para que así, como mexicanos, podamos brindar el
orgullo de una patria más limpia, más honrada, con ansias inagotables de superación; y, en este sentido, todos los organismos
internacionales verían en México un retrato de los que saben respetarse mutuamente, quererse, ayudarse, para realizar el papel
de cada uno, dentro de su vocación humana, a la que está llamado". El P. Lona Reyes, que hace apenas un año que se hizo cargo
del obispado de la diócesis de Tehuantepec, ha manifestado, desde un principio, su admiración por el benemérito de las Américas.
"El obispo, para conmemorar el centenario del fallecimiento del patricio, organizó un acto de homenaje en el patio y los salones del
exconvento de Santo Domingo: hubo una velada cultural, concursos pictóricos, fotografías, de artesanías y, al final, el propio
prelado y varios hombres de letras, exaltaron la figura de Benito Juárez. El obispo, de 47 años, dijo, por otra parte, que "este
mundo va a la deriva y mucha culpa de ello la tenemos los cristianos, porque somos cristianos aburguesados; somos
cristianos instalados; no vibramos con el pobre. iMentiral Nos acordamos del pobre, que pasa por la banqueta y le
tendemos una limosna, que lo humilla, que no lo levanta, sino, por el contrario, lo aplasta más. Soy de la opinión más fiel,
que, cuando alguien te pide de comer, no le des un pescado; enséñale a pescar".


"Se le preguntó si las diferencias que existen entre la Iglesia tradicionalista y la reformista estriban en que el sacerdote moderno
debe ser de mayor activismo, de más acercamiento, entre su feligresía. Dijo: "la primera condición, que veo yo para ser eficaz,
debe ser la "encarnación". Y, por encarnación entiendo ser uno igual a los demás; tratar de adentrarse a su cultura, vibrar con esa gente, sentir con ellas. Por tanto, ir a sus alegrías, ir a sus tristezas, aceptar sus valores en todos sus aspectos. En realidad, la Iglesia, que ha calificado en dos bandos, la de adelante, la del "aggiornamento", de la que hablaba el Concilio, ponerse al día, la Iglesia de visión, debe entenderse bien, porque hay que centrarse en lo esencial y tratar de vivir de acuerdo a la exigencias del hombre de hoy". Y agregó: "Saber qué cosa quiere el pueblo, cuáles son sus esperanzas, donde están sus esperanzas, dónde están sus fracasos, para estar con ellos y desde dentro, sin importarles nada, ayudarlos a superarse. Yo soy de los que pienso:
que mis obras hablen por mí, porque las palabras se las lleva el viento".


Perdóneme el obispo de Tehuantepec que, con franqueza evangélica, le diga la impresión que ha dejado en mi
conciencia católica, en mi conciencia de mexicano ese demagógico discurso, esa conmemoración de la muerte
de Don Benito, hecha en un ex-convento confiscado por él. Un obispo, devaluado a la categoría de Padre
Obispo, dice "muchos Juárez", es decir, muchos promulgadores de las Leyes de Reforma, de los supresores y
expoliadores de los conventos, de los del laicismo cerrado, de los de las transacciones con los Americanos,
por medio de las logias. No pretendo expresar mi pensamiento —porque no es éste el lugar apropiado, y que,
por otra parte, es el pensamiento católico de México de cien años, sobre la persona y las gestas de Don Benito
Juárez, el benemérito de las Américas. No es éste mi tema, ni son éstas las circunstancias para estudiar esa
figura de nuestra historia. Juárez es un mito de nuestra historia y no es ésta la hora para ahondar divisiones,
que ya han sido superadas con el tiempo. Lo que choca, lo que irrita extraordinariamente es que un obispo
católico venga a convertirse ahora, con entreguismo servil y rastrero, en el "trovador", el "panegirista" de Benito
Juárez, olvidándose, desconociendo toda la literatura eclesial, que de la Santa Sede y del Episcopado
Mexicano brotó entonces, como una legítima protesta, ante el despojo de los bienes de la Iglesia, que eran el
patrimonio de los pobres.
Juárez trató de destruir la misma personalidad moral de la institución de Cristo, que
nos había hecho un pueblo unido y nos había incorporado a la civilización cristiana de Occidente.


El discurso del Sr. "padre obispo" es de una cursilería intolerable, que, estoy seguro, ha de disgustar a los
mismos miembros de las logias masónicas de México Si su ex-excelencia es de los que quiere más obras que
palabras, que se dedique a dar doctrina a sus feligreses, en vez de andar organizando veladas, para lucir su
oratoria de rancho; que dedique sus escasos recursos económicos en evangelizar, en educar a esos
indígenas, que, después de 150 años de laicismo, de persecución y de luchas estériles siguen en su misma, si
no peor, ignorancia, con sus mismos vicios, con su misma indolencia ancestral.
"Padre obispo", más que
veladas fúnebres, más que discursos demagógicos, más que querer tomar las riendas del gobierno civil
,
dedíquese su merced a una vida humilde, de oración y de trabajo propio de su ministerio.

SIGUE...
Image

Rev. P. Joaquín Sáenz y Arriaga, ORA PRO NOBIS !

Avatar de l’utilisateur
InHocSignoVinces
Messages : 1515
Inscription : dim. 26 août 2018 11:43
Localisation : Couronne d'Aragon

Re: "SEDE VACANTE" del R.P. Joaquín Sáenz y Arriaga

#105 Message par InHocSignoVinces » mar. 23 avr. 2019 14:00

SACERDOTES PARA EL PUEBLO

Reproducimos ahora el texto de una carta dirigida al Director General del periódico "EXCELSIOR" por un grupo
de sacerdotes mexicanos, que han decidido manifestarse en relación a los pronunciamientos recientes de dos
obispos (el de Ciudad Juárez y Chihuahua) y un sector de la COMPAÑÍA DE JESÚS:

"Señor Director: Una de las responsabilidades proféticas de la Iglesia es denunciar las injusticias. Debe ser la voz de los
silenciados. Reconocemos que los medios, por los cuales algunos sacerdotes de la Iglesia Mexicana han denunciado, en los
últimos meses, la injusticia social reinante, no han sido del todo eficaces, porque han llegado principalmente a los estratos
superiores de la sociedad. Tales declaraciones provocaron una cadena de reacciones, posturas, definiciones, contra-declaraciones,
que dejaron alguna confusión. Muchos presienten algo nuevo en la Iglesia; otros no pueden creer en la autenticidad y el desinterés
de posiciones tan firmes contra la situación social de injusticia en México.

"Un centenar de sacerdotes y pastores mexicanos nos sentimos urgidos a definir públicamente nuestra postura y decidimos
configurar el movimiento 'Sacerdotes para el pueblo'. Nuestro propósito es hacer eficazmente presente a la Iglesia, misterio de
salvación liberadora para todo hombre, especialmente para el pobre y el oprimido, en las luchas por la construcción de una
sociedad nueva.

"Necesitamos unirnos quienes buscamos una Iglesia, cuyos miembros sean capaces de dar la vida por el prójimo; queremos una
Iglesia, comunidad de hombres comprometidos en la transformación de la sociedad. Los cristianos debemos decidirnos a pasar del
egoísmo a la solidaridad, de la actitud competitiva a la colaboración, de la sociedad de clases a la lucha por la justicia. Algunos nos
acusarán de dividir a la Iglesia; esta división ya existe, no la provocamos, la constatamos. Otros nos acusarán de clero político;
respondemos que no buscamos los intereses de la institución eclesial, sino los intereses del pueblo; no nuestra participación en el
poder, sino la del pueblo.

"Como creyentes en Cristo Jesús y proclamadores del Evangelio, nos oponemos radicalmente al capitalismo, porque:

1) Asegura el poder estratégico de la clase dominante a través de la economía organizada en función del lucro, del provecho, del interés individual y del monopolio de las riquezas.

2) Considera el trabajo como una mercancía; es subordinación esclavizadora del individuo, que está obligado por el sistema a
vender su fuerza de trabajo. La apropiación privada de los bienes de producción que defiende, divide fatalmente la sociedad en
opresores y oprimidos. Se constituye así el mecanismo implacable de dominación del hombre por el hombre.

3) La mayoría de la población vive en una pobreza creciente, porque no hay posibilidad de distribución equitativa del ingreso. Los precios no se basan en los costos de producción, sino en la maximación de los beneficios.

4) A nivel internacional origina la dependencia imperialista, que sufren los países subdesarrollados, cada vez más invadidos por
empresas 'multinacionales'.

"De acuerdo con la 'POPULORUM PROGRESSIO' repudiamos como opuesta al Evangelio la ideología que viene generando el
capitalismo fundada en el individualismo, el egoísmo de clase, la intocable propiedad privada de los bienes que producen riquezas,
apoyándose en expresiones como defensa de la democracia, libertad, orden, legalidad".


SIGUE...

Avatar de l’utilisateur
InHocSignoVinces
Messages : 1515
Inscription : dim. 26 août 2018 11:43
Localisation : Couronne d'Aragon

Re: "SEDE VACANTE" del R.P. Joaquín Sáenz y Arriaga

#106 Message par InHocSignoVinces » mer. 24 avr. 2019 12:04

"Entendemos por pueblo las clases explotadas y marginadas del goce de los bienes sociales: los campesinos y los indígenas, los obreros industriales y de servicios, los empleados del comercio, los desempleados y subempleados que pueblan las ciudades de miseria. Hay además personas que, aunque no pertenecen estrictamente al pueblo, desde diversas posiciones sociales se
comprometen con él en su lucha. Quedan fuera del pueblo sus explotadores, los que mantienen las estructuras económicas,
sociales y políticas, que dan como resultado la explotación generalizada del pueblo y su alienación.

"Afirmamos la intención de ser servidores del Evangelio para el pueblo, identificándonos totalmente con sus aspiraciones más
humanas. Por eso no pretendemos hablar en nombre del pueblo; nos solidarizamos con él en su lucha libertadora hacia la
construcción de una nueva comunidad humana. Deseamos compartir y aportar nuestros esfuerzos de conversión en Cristo, para
superar el egoísmo interior, que falsea todo cambio social.

"Los análisis de la realidad socio-política invitan a prever, como base de la nueva sociedad, la creación de un nuevo tipo de
sociedad y de producción, sin explotación ni acumulación injusta. Por eso nos parece imprescindible y urgente la constitución de
una conciencia colectiva, que se oponga al individualismo de la ideología liberal y que lleva al pueblo mismo a la dinámica de la
autodeterminación y autogestión, por medio de la participación en las decisiones del poder.

"Nuestra opción nace de la exigencia evangélica y de las bienaventuranzas que nos dan una insaciable "hambre y sed de
justicia".


"Decididos a vivir con el pueblo y actuar con él, queremos hablar con acciones, más que con palabras, y luchar en plena
solidaridad con los oprimidos en sus acciones liberadoras.

"Teniendo en cuenta la realidad de nuestra Iglesia en México, que, en muchos casos, retrasa la acción promotora del pueblo, en el
trato preferencial de las personas, en la educación clasista, en una predicación frecuentemente alienadora, queremos provocar a
partir de nosotros mismos los cambios necesarios en el ambiente eclesial.


"Vivir exclusivamente del culto y de los sacramentos nos coloca en una situación privilegiada y hace que seamos una carga para el
pueblo. En la sociedad de hoy, todo hombre debe vivir de su trabajo. Por ello, nos comprometemos a promover los estudios y
realizar las acciones necesarias para suprimir el sistema del pago por los servicios religiosos.

"Confesamos, explicita y públicamente, nuestra fe en Cristo Jesús, único Salvador y Liberador de los hombres y nuestra fe en la
renovación de la Iglesia; vivimos en la esperanza de la realización de esta sociedad nueva, con abierta disposición de hacer
realidad el precepto del amor: nadie ama a su prójimo más, que aquél que da su vida por él. Firmas..."


El argumento que en nuestro libro anterior - LA NUEVA IGLESIA MONTINIANA - presenté a los lectores del influjo comprometedor y claramente revolucionario del célebre Congreso Eucarístico internacional, en el que se habló, no de "Eucaristía", sino de
cambio de estructuras, de revolución y de violencia
; las pruebas que entonces di de la tendencia agitadora de
la Conferencia del CELAM en Medellín, se encuentran aquí condenadas, en una repercusión mexicana, en
este documento tendencioso, falso, subversivo y engañador.Los obispos Almeida, Talamás, Méndez Arceo y el
ya dimisionario Rovalo con los jesuítas, que inspiraron y muy probablemente redactaron este documento
—no
son juicios temerarios, porque los conozco bien y conozco sus caminos- quisieron tocar a vuelo no la campana
de la libertad
, sino la de la esclavitud, la de la revolución sangrienta, que derrocando nuestras instituciones
nacionales, nuestro régimen constitucional, y provocando la inconformidad, el engaño, la lucha armada,
abriesen las puertas del Palacio de Gobierno a las milicias comunistas, integradas por obispos a gogó y por
curas, traidores a su vocación sobrenatural, que, encabezan las turbas azuzadas por la demagogia clerical.


¿Querrán estos corifeos ser unos nuevos Hidalgos o Morelos? No; lo que quieren es el liderazgo de la
subversión
, aunque, para esto, sea necesario traicionar a su vocación, traicionar a la Iglesia y hacer alianza
con los peores enemigos de Cristo.


La Iglesia, dicen estos demagogos, debe ser, en su misión profética, la voz de los silenciosos, porque están
silenciados
; el pueblo calla, porque la represión brutal del régimen impide que, a gritos, los agitadores
profesionales, los pseudo-estudiantes, los asalariados al comunismo internacional se lancen a las calles, a
sembrar el pánico, la destrucción, el incendio, el pillaje, en nombre de un pueblo, que no está de acuerdo y
que, a pesar de tanta demagogia, prefiere el trabajo constructivo, el pan honrado, que se gana con el sudor,
que no la destrucción que paraliza el ritmo del progreso verdadero, en el que las fuentes de producción se
multiplican, haciendo que así los bienes materiales se distribuyan con mayor abundancia.

El peligro mayor de esta labor subversiva de los curas y de los obispos está en la influencia, que el carácter
sagrado, que el pueblo está acostumbrado a ver siempre en los sacerdotes y los obispos, quiera ahora
utilizarse en una empresa utópica, criminal y necesariamente sangrienta. Si, por la violencia, quieren estos
pseudo-redentores, establecer esa igualdad utópica, irrealizable; esa lucha de clases; que tengan a lo menos
el valor de quitarse los hábitos, como "Camilo Torres", para morir, como él, en las guerrillas. Y que, a la hora en
que la justicia exija las responsabilidades, que no se escondan en sus sacristías, después de haber
derramado, con sus prédicas, la sangre inocente, que clama contra ellos venganza al cielo.

La configuración de ese su novedoso y postconciliar movimiento "Sacerdotes para el Pueblo" es el disfraz
cobarde, que oculta una traición al ministerio sagrado, al servicio de Dios, a nuestros deberes fundamentales
con la Iglesia, y esconde también las ambiciones políticas, los compromisos hechos secretamente por las altas
jerarquías, que dieron el viraje funesto hacia la izquierda comunista.
La Iglesia no quiere sacerdotes clasistas,
porque no instituyó Cristo este sacerdocio, que es negación, ataque y destrucción de la obra redentora,
instituida por el Divino Salvador.


Y es además, como ya lo he dicho muchas veces, una infame traición a las verdaderas víctimas del
comunismo internacional
, que ven a sus antiguos pastores, cogidos del brazo con sus enemigos y abrazando,
como ellos, las metralletas, las bombas incendiarias, en nombre de un Cristo revolucionario, en nombre de una
Iglesia comunista.
Dicen o escriben que es necesario unirse, quienes buscan una Iglesia que sea "una
comunidad de hombres comprometidos en la transformación de la sociedad". "Comprometidos"
: esa es la
palabra, la que implica la perfecta identificación
, no con la doctrina del Evangelio eterno, sino con el marxismo, con el maoísmo, que os espera con los brazos abiertos a colaborar con ellos, en la dominación del mundo. Por eso, necesitáis uniros, quienes habéis fingido una contra-Iglesia, cuyos miembros sean capaces de dar la vida,
no por el prójimo, (que poco os importa), sino por el triunfo rápido de la revolución.


Me alegra, por lo menos, la confesión que hacéis en esta vuestra proclama demagógica: la división de la
Iglesia "ya existe", no es invención nuestra; nosotros también la constatamos, como dicen ellos. Pero,
echamos toda la responsabilidad a esos emboscados enemigos, vestidos de sotana, que son los únicos y
verdaderos responsables de la tragedia mundial, que estamos sufriendo, la pasión dolorosa del CRISTO
MÍSTICO.


Y si esos malos sacerdotes y obispos, que malamente se llaman "proclamadores del Evangelio", tratan de
atacar la economía organizada, para establecer la "economia de un estatismo cruel, que esclaviza y destruye
la libertad, al negar la base de libertad, que es la legítima propiedad privada"
, nosotros, no por intereses
mezquinos, ni con hipócrita e interesada demagogia, sabremos defender los derechos inalienables que la ley
natural, reflejo de la ley eterna, dio al hombre y que llevamos escrita en nuestra conciencia y en nuestro
corazón. Nosotros seguiremos proclamando la legítima apropiación privada de los bienes de producción,
aunque reconociendo, al mismo tiempo, la función social del capital y los legítimos derechos de los
trabajadores, según los dictámenes de esa ley natural, proclamada también por el Magisterio auténtico de la
Iglesia. La verdadera posibilidad de una equitativa distribución del ingreso no está en cerrar las fuentes de la
producción, sino en multiplicarlas.
En cuanto a los problemas internacionales, la solución debe buscarla la
autoridad suprema de los países, teniendo también en cuenta que es una utopía manifiesta ambicionar a tener
lo mismo que otros países más ricos, más prósperos, más desarrollados pueden tener. La Providencia no nos
hizo iguales; y la demagogia de los hombres no puede eliminar esas desigualdades humanas.


Todo este documento, que comentamos, está definitivamente modelado por la encíclica famosa, con la que
Paulo VI quiso "especificar" su política más humana que eclesiástica y evangélica. NO tienen ningún derecho
esos curas, aunque sean jesuitas y aunque ocupen puestos de mando; no tienen —digo— ningún derecho
para atacar la "intocable propiedad privada" de los bienes, que producen riquezas.
No es la Iglesia de siempre,
sino la postconciliar, la montiniana, la que se esconde con los nombres demagógicos de "defensa de la
democracia, libertad, orden, legalidad"; no sólo quieren suprimir las leyes, que mantienen el orden,
salvaguardan la legítima libertad en su ejercicio, y promueven el bien común, sino cambiar esas leyes, no por
otras mejores, sino por unos grilletes de esclavitud para todos, menos para aquéllos, que son los amos y
señores.


Para los redactores de este provocativo escrito, los ricos, los que tienen algo propio, son todos unos
criminales, que han de ser exterminados —este es el compromiso de que hablaban; mientras que los que
viven de su trabajo, son todos víctimas de la explotación, marginados, que viven amamantando sus envidias,
sus rencores, su sed de venganza. Ese documento no sólo es totalmente negativo, provocador y pernicioso,
terriblemente pernicioso, sino que, sobre todo —y esto es lo que más irrita—
es una falsa conmiseración, una
mentirosa sed de justicia, que está buscando el acomodo anticipado en las filas, que ellos consideran
triunfantes, del Comunismo.


SIGUE...

A continuación: CAPITULO VIII (A) -¿POR QUE SE CASAN LOS SACERDOTES?
Ejemplos de propaganda de la infame e impía "teología de la liberación"...

Image
ImageImage

Avatar de l’utilisateur
InHocSignoVinces
Messages : 1515
Inscription : dim. 26 août 2018 11:43
Localisation : Couronne d'Aragon

Re: "SEDE VACANTE" del R.P. Joaquín Sáenz y Arriaga

#107 Message par InHocSignoVinces » jeu. 25 avr. 2019 10:54

CAPITULO VIII (A) - ¿POR QUÉ SE CASAN LOS SACERDOTES?


Ya que nos hemos metido, en tan escabrosos temas, cuya responsabilidad, indiscutiblemente recae no tan
sólo en los infelices clérigos, que dejan el altar para gozar, como ya dije en otra ocación, los deleites morbosos
y sacrilegos del tálamo
, sino también y de modo principal en los jerarcas y en el mismo pontífice, que, con su
liberalidad, ha facilitado a tal grado el matrimonio de los sacerdotes, que ahora no hay problema para que los
sacerdotes y las monjas, en una metamorfosis instantánea, cuelguen los hábitos, para aparecer después como
ordinarios esposos, que se besan, que se abrazan y que duermen juntos, sin preocuparse para nada de los
votos que han sido ya abolidos (al menos para ellos) ni de su sacerdocio, que en nada se opone a que ahora
queden reducidos al estado secular.
¡Como si el poder papal pudiese borrar el carácter sagrado del que fue
ungido por Dios y para siempre:
"Tu es sacerdos in aeternum", tú eres, nos dijeron el día de nuestra ordenación,
sacerdote eternamente, en el cíelo o en el infierno. Que el sacerdote, como humano, caiga en el pecado,
nada tiene de extraño
; lo grave, lo increíble es que se legalice su caída, para que oficialmente, públicamente,
el sacerdote viva como cualquier seglar, no sólo sin ofensa, sino con bendición de Dios.
¡Esto es increíble,
inaudito!; y, mientras no se remedie este escándalo, seguirán las deserciones de curas, y frailes, y de monjas,
despoblándose los claustros y quedándose sin sacerdotes las parroquias.


Hay un caso reciente y doloroso, que es público en todo el país, ya que el Monseñor, el párroco de una
población importante de la diócesis de Zacatecas, quiso hacerlo público en muy bien impresos folletos, que
hizo circular por todas partes, con un comentario aprobatorio y encomiástico del Sr. obispo Rovalo Azcue.
Merece conocerse, por lo que enseña:

SIGUE...
Image LA ABOMINACIÓN DE LA DESOLACIÓN...

Avatar de l’utilisateur
InHocSignoVinces
Messages : 1515
Inscription : dim. 26 août 2018 11:43
Localisation : Couronne d'Aragon

Re: "SEDE VACANTE" del R.P. Joaquín Sáenz y Arriaga

#108 Message par InHocSignoVinces » ven. 26 avr. 2019 11:48

EL PORQUÉ DEL FOLLETO

He aquí el incendiario e impío folleto:

1.—Una persona, que yo aprecio muchísimo por su sensatez, cordura y decisión para enfrentarse a la vida, al
conocer lo que vas a leer en este folleto, me dio este parecer: "¡Explícale todo eso a los fieles! Que el hombre
de la calle sepa los problemas del sacerdote y su solución correcta, aun cuando por ignorancia o por malicia,
se llegue a juicios erróneos o torpes. Si no procedes así, sucederá lo que es frecuente constatar; se da la
noticia con criterio amarillista y morboso; todo el mundo se desorienta; sobre todo, la gente sencilla se queda
desconcertada y sin saber qué pensar".


2.—¿Por qué no nos orientan habiéndonos claro y discutiendo en público esos problemas? Vivimos tiempos
nuevos y estamos acostumbrados a ver que se ventilan públicamente hasta los asuntos más delicados, en otro
tiempo intocables. En los Estados Unidos, por ejemplo, es casi ilimitado el derecho a recibir información. Allí
tienes sobre el tapete todo lo de Vietnam, sin reserva alguna, así les arda la cara y redunde en desprestigio de
los Estados Unidos. Y eso precisamente es lo que hace reaccionar a este pueblo con objetividad, contra la
política exterior del gobierno.

3.- "Por otra parte, es éste un eficaz camino para llegar a una auténtica opinión pública, a la que se le ofrecen
cauces normales para expresarse con plena libertad. Si tal cosa nos parece aceptable y ventajosa, nos
preguntamos entonces: ¿Por qué la Iglesia tiene todavía el secretismo, que tanto daño le está haciendo? ¿por
qué no discuten públicamente esos temas tan candentes?"


4."¿Por qué no hacerlo así en este caso tuyo, que tendrá tanta repercusión? Si no se conoce todo el
problema, su alcance, su historia, etc., los cristianos no reportaremos grandes bienes; si no se conoce todo
eso, sucederá lo que hasta ahora: turbación entre los buenos, 'escándalo' entre los malos y nada bueno
para el pueblo fiel".


5."Mira, yo lo comprendí todo, después de haber leído tu despedida, la carta a los Sres. Obispos y la misiva
a los sacerdotes de Zacatecas, que se completan y hacen un todo armónico. Dudo que no se convenza de tu
verdad quien lea eso desapasionadamente y reflexione con serenidad acerca de las ¡deas que allí expones".


6."Yo no suscribo todas las aplicaciones que de su escrito hizo sobre Estados Unidos a lo largo de nuestra
conversación; pero sí estoy convencido de que esa exigencia a estar informados con sincera veracidad es
un 'signo de los tiempos': todos lo pedimos como un verdadero derecho y eso va haciendo caer barreras y
poco a poco se va abriendo paso la idea de verlo reconocido por todos los gobiernos del mundo".


7.Reconocimiento de este derecho fue el estruendoso triunfo que la Suprema Corte de Justicia de los
Estados Unidos otorgó al New York Times contra el Pentágono y el Presidente Nixon, en el juicio entablado por
éstos contra aquél, al determinar que el periódico tenía la obligación de informar al público y que, por lo mismo,
podía publicar la documentación secreta sobre Vietnam".


8—Y yo digo: exigimos eso a los gobiernos de todo el mundo; la misma Jerarquía lo exige y con razones muy
poderosas. ¿Por qué, pues, tratándose de la Iglesia, todo se vuelve secreto y no se practica lo que se exige de
los gobiernos civiles?

9."En el Concilio se empezó a hablar con una libertad, que entonces maravilló a los invitados de otras
religiones. La autocrítica fue despiadada y sincera. Y trajo un gran bien a la Iglesia. Desgraciadamente ha
habido tropiezos que han frenado esa apertura; pero hay signos inequívocos e inesperados de que la semilla
ha germinado. Para mí tiene este valor la técnica seguida en España, al celebrarse Conferencias Diocesanas y
luego una Nacional para preparar la participación en el Tercer Sínodo de Obispos. En esas Conferencias se
habló con libertad y se informó con amplitud".


10.—Ahora bien, precisamente, porque estoy convencido de que todos, católicos y no católicos, tienen
verdadero derecho a ser informados; y porque sé que la verdad nos hará libres y hará mucho y muy grande
bien, doy a la publicidad la documentación que leerás en este pobre y sencillo folleto.

11.—Con toda verdad doy el testimonio de que procedo así estando seguro de que es adversa al respecto la
opinión de mi señor obispo. Quienes saben la reverencia y el cariño que le profeso, calcularán hasta dónde
llega esta convicción íntima, que me ha obligado a causarle esa honda pena.

12.—En estas páginas verás todo el alcance que tiene, a mi leal saber y entender, el matrimonio de los
sacerdotes
, tema que ha sido tratado desde puntos de vista errados y de un modo tal que desorienta y
perturba la conciencia de los buenos. Nunca, que yo sepa, se ha enfocado hacia lo positivo y luminoso, antes
bien se han torcido, por una u otra razón, el ángulo verdadero que tiene y ni de lejos se ha tratado la
trascendental revelación que estalló, durante el Vaticano II, cuando el P. Congar lanzó estas ideas como
sugerencias.


13.—Se dice que el inmortal Pontífice (Pio XII), al recibir la petición de varios sacerdotes, que alegaban lo de
San Pablo: "Es mejor que el hombre se case y no se queme", escribió con grandísima indignación, al pie de
aquel documento: "Urantur" "¡Qué se quemen"!

14.—No creo que sea histórica la anécdota en hombre tan equilibrado; pero sí ha servido para llevar por ese
cauce el problema del celibato sacerdotal la dispensa, simple tabla de salvación para quienes no pudieron
observar el voto".

15.Este humilde folletito quiere orientar a los buenos, a la gente sencilla de nuestro pueblo, que
desgraciadamente ignora la verdad, y es la que más se desconcierta con este aspecto negativo, falso de toda
falsedad, hasta nauseabundo, con que se ha presentado hasta hoy el matrimonio de los sacerdotes.
Si con
mis grandes sufrimientos se logra siquiera que se plantee el problema como es debido, los daré por muy bien
empleados. Pongo mi testimonio en manos de la Virgencita, para que Ella saque todo el bien que tan ardiente
y sinceramente deseo.

SIGUE...
Image
Image

Avatar de l’utilisateur
InHocSignoVinces
Messages : 1515
Inscription : dim. 26 août 2018 11:43
Localisation : Couronne d'Aragon

Re: "SEDE VACANTE" del R.P. Joaquín Sáenz y Arriaga

#109 Message par InHocSignoVinces » sam. 27 avr. 2019 14:16

He aquí un prólogo verdaderamente revelador, que ante la conciencia católica y sacerdotal nos está diciendo
la desorientación profunda y perniciosa que la llamada libertad de testimonio, inaugurada en el Vaticano II, ha
causado en los sacerdotes y en los fieles.
La caída de un sacerdote —hecho humano y desgraciadamente
posible— en la Iglesia de Dios, se ha guardado siempre con reserva, no por hipocresía, ni por encubrimiento,
sino por la obligación que existe, en conciencia, en primer lugar de evitar todo el daño, hasta donde sea
posible, del mal, que en los fieles y aún en los mismos sacerdotes, puede hacer ese hecho que, por doloroso
que sea, no deja de tener una malicia y una gravedad incalculable, y, en segundo lugar, para no contribuir con
la difamación a aumentar la desgracia del infeliz sacerdote, que se resolvió a romper definitivamente con sus
más sagrados compromisos con Dios y con la Iglesia.


Esa apertura del Concilio, de la que habla Mons. o, mejor dicho, el ex-monseñor, porque el ser monseñor, es un
título honorífico, que no imprime carácter, como el sacerdocio; esa apertura, digo, de hablar y comentar y
exagerar y deformar las cosas más delicadas, que no sólo la prudencia, sino la conciencia misma obligan a
guardar en secreto
, no es ningún progreso; más bien es una de las características más inquietantes del
Concilio Pastoral de Juan XXIII y Paulo VI.
El servirse de los medios de comunicación, el querer poner
amplificadores para llevar al último rincón del mundo
no la verdad evangélica, no el mensaje de Cristo, sino las
ideologías revolucionarias e inconformes de los que se sienten capaces de enmendarle la plana al mismo
Cristo y a las enseñanzas seculares del Magisterio
, no es un progreso, no es una orientación, sino un
escándalo
, en el riguroso sentido que esta palabra tiene en la moral católica y en la moral misma de la ley
natural.


Lo más escandaloso del paso dado por el sacerdote Antonio Quintanar, al decidir casarse con una ex-monja y al hacer esa
participación a sus feligreses, a toda su diócesis y a todo el país
es, a no dudarlo, un verdadero "signo de los
tiempos"
agitados y turbulentos, empeñados en hacer una nueva "REFORMA" en la Iglesia de Dios. Así pensó
Lutero; así han pensado todos los heresiarcas, todos los cismáticos y todos los reformadores.
Lo que
impresiona, hasta hacernos temblar es la circular secreta del Obispo Rovalo Azcue, en la que conmueve
nuestra conciencia católica, al alabar la sinceridad, al darnos su implícita aprobación del documento del
Párroco de Tlaltenango, en el que anuncia su próxima boda de "aggiornamento", de "apostolado y pastoral
moderna".
¡El ex obispo de Zacatecas da todo su respaldo moral a este infiel sacerdote, a quien presenta casi
como un santo, como un hombre de una gran madurez y espiritualidad!


Aunque interesante, por su sintomático análisis, no voy a reproducir todo el documento, sino seleccionaré las
partes principales, que tiene, para darnos cuenta de la apología que hace este clérigo de la misma infidelidad a
su sacerdocio, como una nueva forma del apostolado y de la pastoral de los tiempos futuros.
Antonio
Quintanar se nos presenta como un visionario que se adelanta a su tiempo y que anticipa el sacerdocio del
mañana.

A CONTINUACIÓN... "CARTA DEL ESCANDALOSO PADRE ANTONIO QUINTANAR A SUS ANTIGUOS FELIGRESES"
Image
Los frutos podridos del conciliábulo Vaticano 2...

Avatar de l’utilisateur
InHocSignoVinces
Messages : 1515
Inscription : dim. 26 août 2018 11:43
Localisation : Couronne d'Aragon

Re: "SEDE VACANTE" del R.P. Joaquín Sáenz y Arriaga

#110 Message par InHocSignoVinces » dim. 28 avr. 2019 15:14

CARTA DEL ESCANDALOSO PADRE ANTONIO QUINTANAR A SUS ANTIGUOS FELIGRESES


"Ustedes, mis queridos 'tlaltenanguitos', son como alma de mi propia alma, por el cariño que nos ha unido durante casi medio
siglo: yo he sido para ustedes la forja, el amigo, el papá y la mamá; los amo con todo el volcán de amor que es mi corazón, y
ustedes me quieren como sólo Dios lo sabe. Así que para ustedes son estas confidencias en momentos decisivos para mí, porque
ustedes tienen derecho a conocer todo el esfuerzo que tuve que hacer para tomar la trascendental decisión que estoy por llevar a
cabo. Esto formó, al principio, una espantosa tortura íntima y hoy, en plana calma, es para mi un camino doloroso, pero lleno de
paz.

"Yo sé que muchos, no ustedes que me conocieron a fondo, juzgarán como tragedia lo que yo llamaría epopeya, si no fuera
demasiada vanidad. Lo juzgo así por el ideal que a ello me movió y porque hube de vencer obstáculos enormes para tomarla; yo
sopesé todas las dificultades con que tropezaría al comenzar, después de los sesenta años, una vida que se empieza
normalmente, pasados los veinte años. Y sé que iré sin el bagaje que se necesita para emprender ese camino: vencí, entre otros,
el fantasma de la pobreza y de las dificultades de una vida, para la que no estoy preparado.

"Sólo mi Padre Dios puede comprender lo que me ha hecho sufrir el miedo, casi pavor, al 'escándalo'. Las manifestaciones de
respeto, veneración y cariño para mí han sido extraordinarias por parte de ustedes. Pues bien, he temblado empavorecido no más
de pensar: 'Todo esto se convertirá en desprecio y todos se van a sentir decepcionados de mí'. Van a decir: ¿Cómo íbamos
a imaginarnos semejante cosa en el padre Quintanar? Y era tan viva en mí la imaginación de estas y otras ideas torturadoras, que
temblaba y sufría hasta lo indecible. Sobre todo, pasaban frente a mi los rostros de muchísimos de ustedes a quienes debo favores
especiales y para quienes guardo un cariño inmenso... ¿Cómo sufrí al de pensar que me iba a separar de ellos para
siempre? Pero lo que más me dolía era el ver que se iban a sentir desilusionados, quizás hasta engañados por mí, ya que tal vez
me juzgarían como un hipócrita. Lo único que me ayudó en esos pavorosos momentos fue esto: ofrecí a la Virgencita ese mi
Calvario para que se apresure el momento en que la Iglesia de Dios retorne a los primeros años y tenga sacerdotes lo
mismo casados que célibes".


"Ruego al cielo que oriente a todos ustedes para que alcancen a comprender todo lo bueno que hay en esta resolución mía. Yo les
aseguro ante Dios que nos va a juzgar que para mí hubiera sido más fácil el continuar ejerciendo como hasta ahora, si me hubiera
guiado únicamente por ese enorme miedo, ese pavor ante el espectro del 'escándalo".

Créanmelo, no sentí enojo con ustedes, porque así pensaran y obraran: me parece hasta lo más natural el que ustedes unan el
celibato con el sacerdocio. Dieciséis siglos de educación en ese sentido han impreso una marca indeleble en el Pueblo de Dios".

"Fue aquella elección tan plena de alegría (la de mi sacerdocio), que aún la recuerdo con efusiones de gozo, que todavía perduran.
¡Qué sabrosos recuerdos me arranca 'el paso adelante' que di al recibir el subdiaconado, 'con el que hacía mi voto de
castidad'
, como tantas veces les he explicado! Y doy gracias a la Morenita (la Virgen de Guadalupe) porque Ella me ayudó a
cumplir fidelísimamente aquel voto que hice con toda la resolución del alma".

"Mi Padre Dios sabe que no miento. Y yo juzgo ante el Señor que me ha de juzgar, que jamás violé ese voto sacratísimo y grande
sobre toda ponderación. Todavía más desde niño guardé la castidad. Ni siquiera me atrevo a destacar lo especial de la gracia
recibida del Señor por mediación de la Virgencita, en mi niñez y juventud, por no desvirtuar en lo más mínimo la obra de mi buen
Padre Dios".

"Ustedes saben cómo me entregué, en cuerpo y alma, a servirlos en todo lo que podía. La mayor y mejor parte de mi vida se
queda entre ustedes. Y debo agradecerles, que, así como yo me entregué como su padre, su pastor y su amigo, así ustedes me
dieron las grandes consolaciones de mi vida sacerdotal como hijos buenos y sumisos, ardientes colaboradores y grandes amigos.
Yo pienso, y aquí quiero dirigirme especialmente a los varones casados, que mucho influyó en esa absoluta entrega de ustedes a
que sabían cuán respetuoso era yo con sus esposas y sus hijas. Por eso quiero ahora decirlo ante mi Padre Dios y ante los
hombres, que nunca los defraudé en eso. No es, pues, la cuestión sexual lo que me movió y estoy seguro de si, tomada esta
decisión, quisiera yo seguir viviendo en celibato, lo podría hacer, con la gracia de Dios, en las mismas condiciones que hasta hoy".

"Nuestro Señor Jesucristo trajo a la tierra el celibato como un gran carisma, que siempre tendrá su Iglesia; pero no lo impuso a sus
Apóstoles. Todavía más, los escogió casados en su inmensa mayoría y, como primer Papa, a San Pedro, de quien expresamente
dice el Evangelio que era casado. San Pablo dice que "no tiene precepto del Señor acerca de la Virginidad"; pero la aconseja
como el mejor medio de entregarse totalmente al apostolado y pide que tratándose de un obispo, en caso de ser casado, lo fuera
una sola vez. Así que, al principio no se exigió, ni para los obispos, el vivir como célibes".

"Poco a poco se fue imponiendo en la práctica el consejo de San Pablo y, en la Iglesia Occidental, se hizo ley desde hace 16
siglos; con el rigor de hoy, hace 800 años. Siempre ha habido dispensas; pero no se les daba la publicidad que hoy suele darse, ya
que ciertas publicaciones hacen fuente de escandalera el matrimonio de los sacerdotes y lo presentan como si se tratara de
perversión sacerdotal; algunos tratan el hecho con mofa cruel e insensata".

"El cine trata con insistencia el tema y, aunque empezó a hacerlo desaconsejadamente, comienza ya a orientarse —al menos en
parte -por los legítimos senderos. Igual cosa sucede con el periodismo: publicaciones tan sanas como INFORMACIONES
CATÓLICAS INTERNACIONALES' tocan el tema con madurez notable y, aquí en México, el periodismo más sensato y serio hace
otro tanto".

"El gran moralista alemán. Padre Bernard Haring, maestro en el Alfonsiano, que es la única facultad de Roma, que confiere el
Doctorado en moral, dice: 'Es urgentísimo, por ejemplo, ordenar sacerdotes casados en América Latina... Tomen el problema del celibato, del que habla todo el mundo. El cárdenal Marty hizo bien en hablar de él en el contexto de la misión del sacerdote, porque no es un problema aislado... LA LEY DEL CÉLIBATO ES LA QUE PUEDE DESAPARECER, SEGÚN LAS SITUACIONES LOCALES, CUANDO EL CELIBATO IMPUESTO COMO LEY CONTRADICE EL TESTIMONIO PARA EL REINO, COMO SUCEDE EN AMERICA LATINA, ENTONCES LA LEY ES MALA Y DEBE CAMBIARSE".

"Mons. Parrilla Bonilla, jesuita. Obispo Titular de Ucres, en Puerto Rico, declaró: 'El celibato no es un dogma, ni una regla universal en la Iglesia... se trata de una disciplina que puede cambiar y que NUMEROSOS SACERDOTES CREEN EN
CONCIENCIA QUE HAY QUE CAMBIARLA EN TODO EL MUNDO... DESDE PUNTO DE VISTA PASTORAL, HAY NUMEROSAS
RAZONES EN FAVOR DE UN CLERO CASADO EN CIERTAS CIRCUNSTANCIAS".
(I.C.I. N° 348, pág. 32. nov. 1969).


SIGUE...

Répondre

Revenir à « Textos en español »

Qui est en ligne ?

Utilisateurs parcourant ce forum : Aucun utilisateur inscrit et 2 invités