"SEDE VACANTE" del R.P. Joaquín Sáenz y Arriaga

Message
Auteur
Avatar de l’utilisateur
InHocSignoVinces
Messages : 1076
Inscription : dim. 26 août 2018 11:43
Localisation : Couronne d'Aragon

Re: "SEDE VACANTE" del R.P. Joaquín Sáenz y Arriaga

#211 Message par InHocSignoVinces » mer. 29 janv. 2020 14:31

UN NUEVO “AGGIORNAMIENTO” DE LA IGLESIA


Cada día nos encontramos con una novedad, con un nuevo cambio espectacular en la Iglesia de Dios. El pontífice nos dijo, hace pocos días, en Venecia: “Pero la tradición es además portadora de muchos valores.
Basta pensar en los que se refieren a la disciplina eclesiástica, el culto y a la piedad cristiana”;
y hoy, leemos
en el diario de México “EL UNIVERSAL”:

(United Press International) CIUDAD DEL VATICANO, 28 de septiembre.-

El papa Paulo VI está preparando una de las mayores reformas de sus nueve años de reinado pontificio, consistente en un cambio en el
milenario sistema del cónclave, mediante el cual son elegidos los pontífices.


“Fuentes del Vaticano dijeron que las modificaciones probablemente contemplan el establecimiento de un
congreso que se encargará de designar a los nuevos cardenales y una restructuración del gabinete del Papa a
principios del año próximo.

“El pontífice de 75 años ha venido trabajando en la reforma que fue sometida a varios cambios –en su
residencia veraniega de Castelgandolfo, dijeron esas fuentes.

“Poco se sabe acerca de la misma, excepto que el papa aparentemente desea conceder a algunos obispos y
cardenales participación en el proceso de elección de su sucesor. El pontífice estaría considerando también la
posibilidad de incluir a laicos en el proceso de selección.


“Fuentes de la Santa Sede dijeron que probablemente el papa incluya deliberaciones de la jerarquía obispal
en el cónclave, elevando a 200 el número de electores. En muchos casos la jerarquía de estas Conferencias
está formada por cardenales.

“Las fuentes expresaron a la vez que el papa está considerando la posibilidad de trasladar el cónclave de la
Capilla Sixtina al moderno salón construido para la celebración del Sínodo Internacional de Obispos que tuvo
lugar el año pasado.


“La asamblea no continuaría siendo estrictamente un “cónclave”. Siempre en estas ocasiones y siguiendo la
tradición desde el año de 1216, los cardenales han permanecido encerrados y aislados para evitar ser
influenciados por el resto de los religiosos.
A los cardenales se les confió la elección del papa en 1179”.

Para quien escribe, el asunto está meridianamente claro. No cabe duda, esta “reforma” es la más sensacional
y la de mayores consecuencias para el futuro de la Iglesia, de todas las innumerables que ya tiene hechas Juan B. Montini.
Hace ya tiempo que se hablaba en Roma de este proyecto montiniano, que, en las circunstancias actuales y dadas las reformas precedentes,
viene no tan solo a
garantizar la “autodemolición” que de la iglesia ha hecho el papa Montini, sino también a asegurar la continuación de esa obra, que, humanamente hablando, va llevando a la Iglesia a su destrucción, para preparar el advenimiento de la Iglesia universal de la fraternidad, en el gobierno mundial de la “mafia sionista”.


Progresivamente Juan B. Montini, después de haberse quitado su Tiara papal y de haberla puesto a pública
subasta en la feria de Nueva York; después de haber establecido esas “conferencias Episcopales”, como un
cuerpo no meramente consultivo, sino deliberadamente, legislativo, y hasta ejecutivo, de las iglesias locales,
de las que hablaban el Gran Oriente de Francia; después de haber concedido graciosamente todas las
facultades, que el antiguo derecho sabiamente tenía reservadas al Romano Pontífice, a la sede Apostólica, a
los obispos del mundo entero; después de haber establecido los sínodos estables, que convirtieron la iglesia
en una iglesia parlamentaria y democrática,
ahora nos anuncia –porque esos rumores son anuncios velados- el
cambio radical de la elección pontificia, con la cual garantiza y asegura la elección futura del sucesor que
siga los mismos lineamientos de su gobierno autodemolitivo.



A CONTINUACIÓN... LA PRUEBA DE LA ILEGITIMIDAD DE PAULO VI

ImageImageImage

Avatar de l’utilisateur
InHocSignoVinces
Messages : 1076
Inscription : dim. 26 août 2018 11:43
Localisation : Couronne d'Aragon

Re: "SEDE VACANTE" del R.P. Joaquín Sáenz y Arriaga

#212 Message par InHocSignoVinces » dim. 02 févr. 2020 12:12

LA PRUEBA DE LA ILEGITIMIDAD DE PAULO VI


Todo lo que aquí se ha dicho y escrito en todo el mundo acerca del gobierno funesto de Paulo VI son
argumentos inequívocos, que comprometen la legitimidad de su pontificado.
Un Papa verdaderamente
católico no se hubiera atrevido a hacer cambios tan hondos, tan radicales, tan continuos en las estructuras de
la Iglesia, especialmente en aquello que constituye el corazón, el centro mismo de nuestra sacrosanta religión,
como es la Eucaristía.
Todas las reformas litúrgicas no han tendido a hacernos más tangible la sacralidad de
tan tremendos y sublimes misterios, compendio de todas las maravillas que Dios ha hecho al hombre, sino
que, al contrario, todas estas continuas mudanzas han sido encaminadas a “desacralizar” lo más santo, a
convertir los actos litúrgicos en verdaderas profanaciones, en execrables y abominables sacrilegios.



Ya hablé de la inaudita reforma –llamémosle así- que hace pocas semanas se hizo, en la Diócesis de Louisiana,
en los Estados Unidos, en perfecta negación de la leyes, no mudadas e inmutables, de la Iglesia sobre el
Matrimonio.
Según esa novedad “se permite a los divorciados y vueltos a casar el recibir los sacramentos, si
ellos con “buena conciencia” tienen razón para pensar que su primer matrimonio fue inválido”.
La Sociedad
Canadiense de Derecho Canónico, en esta misma línea, está urgiendo a los obispos para que festinen las
decisiones de los tribunales encargados de juzgar los asuntos relacionados con el matrimonio y para que
acepten el concepto de “buena conciencia”, para que los divorciados y vueltos a casar puedan libremente
acercarse a recibir los sacramentos. Es un asunto “pastoral”, y con esta fórmula todo es ahora lícito para los
“progresistas”.
Y los obispos callan; y el pontífice sigue haciendo sus ortodoxas alocuciones, mientras que
permiten que sigan derrumbándose las enseñanzas tradicionales y apostólicas de la Iglesia Católica.



Pero, el punto culminante de la autodemolición de la Iglesia, el punto básico que separa al verdadero
tradicionalismo del progresismo y de las falsas derechas, es, ya lo hemos indicado muchas veces, en perfecta
armonía con los grandes teólogos de la resistencia católica contra la autodemolición de la Iglesia, el del
NOVUS ORDO, el de la misa protestantizada y hasta judaizada, que, por desgracia, ha sido impuesta por las
Conferencias Episcopales, fieles instrumentos de las consignas demoledoras de Pablo VI.



CONTINUARÁ...


Image

Avatar de l’utilisateur
InHocSignoVinces
Messages : 1076
Inscription : dim. 26 août 2018 11:43
Localisation : Couronne d'Aragon

Re: "SEDE VACANTE" del R.P. Joaquín Sáenz y Arriaga

#213 Message par InHocSignoVinces » sam. 08 févr. 2020 23:36

En su magnífica obra “THE GREAT SACRILEGE”, el P. James F. Wathen, O.S.J., prueba los siguientes
puntos:

1.- Que el “Novus Ordo” no se apoya en la infalibilidad papal.

2.- Que la Constitución Apostólica “Missale Romanum” de Paulo VI es nula e invalida.


3.- Que la Constitución Apostólica “Quo Primum” del Papa San Pío V tiene plena vigencia.

4.- Que la Misa llamada “Tridentina” es la única Misa del Rito Latino.


5.- Que la “Nueva Misa” es nueva.

6.- Que la “Nueva Misa” es ilegal.

7.- Que la “Nueva Misa” es inmoral.

8.- Que la “Nueva Misa” no es católica.

9.- Que la “Nueva Misa” -si es que nosotros creemos en el Concilio de Trento y en los documentos oficiales de
la Iglesia- no es Misa.

10.- Que la “Nueva Misa” es el GRAN SACRILEGIO.



A pesar de lo mucho que se ha escrito y dicho sobre este candente tema, debo recordar a los seglares, que sin
ser teólogos, ni haber estudiado teología quieren imponernos su personal criterio, sin base ni fundamento
alguno, que la validez o invalidez de las nuevas misas no puede ser definida por el juicio de los laicos, sino por
la autoridad del Magisterio; y que, al declararse defensores de la nueva misa, están sufriendo
un anacronismo doctrinal, con un retraso de cinco siglos.



El Concilio de Florencia en 1442 declaró en su Decreto para los Griegos y Armenios:

“Verum quia in suprascripto decreto Armenorum non est explicata forma
verborum, quibus in consecratione corporis et sanguinis Domini sacrosancta Romana Ecclesia, Apostolorum
doctrina et auctoritate firmata, Semper uti consueverat, illam praesentibus duximus inserendam. In
consecratione corporis hac utitur forma verborum: HOC EST ENIM CORPUS MEUM; Sanguis vero: HIC EST
ENIM CALIX SANGUINIS MEI, NOVI ET AETERNI TESTAMENTI, MYSTERIUM FIDEI, QUI PRO VOBIS ET
PRO MULTIS EFUNDETUR IN REMISSIONEM PECCATORUM".



Y traduzco para los que ignoran el latín:

“Dado que en el Decreto antes dicho para los armenios, no se expresó la fórmula (las palabras de la
formula), la que (o las que), en la consagración del Cuerpo y la Sangre del Señor, la Sacrosanta Iglesia
Romana, apoyada por la doctrina y autoridad de los Apóstoles, siempre ha usado, hemos juzgado conveniente
añadir aquí. En la Consagración del Cuerpo, se usa esta fórmula (estas palabras): “Porque este es mi
Cuerpo”;
en la de la sangre: “Porque este es el cáliz de mi Sangre, del nuevo y eterno testamento;
misterio de fe, que por vosotros y por muchos será derramada, en remisión de los
pecados”.
(Denzinger 715)


Estas palabras son de un Concilio Ecuménico, doctrinal, dogmático y por lo mismo infalibles. Sobre esta base,
el Misal Romano de san Pío V ordena a los sacerdotes adherirse a esta fórmula estrictamente. En el capítulo
titulado “De defectibus” (lo que concierne a los defectos), después de haber dado exactamente las
mismas palabras del decreto citado, el “Missale” continua: “Si alguno quita o cambia algo de la fórmula de
Consagración del Cuerpo o de la Sangre, y por este cambio de palabras no significa la misma cosa que
expresan estas palabras,
no consagran (no realiza el sacramento)“.



Según estas definitivas palabras, no hay consagración válida del vino (y posiblemente tampoco del pan) en esas misas modernas. Y la razón es clara, para el que no quiera cegarse en su soberbia.


CONTINUARÁ...

ImageImage
Dernière modification par InHocSignoVinces le dim. 16 févr. 2020 12:04, modifié 1 fois.

Avatar de l’utilisateur
InHocSignoVinces
Messages : 1076
Inscription : dim. 26 août 2018 11:43
Localisation : Couronne d'Aragon

Re: "SEDE VACANTE" del R.P. Joaquín Sáenz y Arriaga

#214 Message par InHocSignoVinces » dim. 16 févr. 2020 12:02

Una Misa es válida y lícita cuando el sacerdote celebrante hace lo que hizo Cristo y con la misma intención que
tuvo Cristo.
Es así que el que no tiene la intención de Cristo, sino que positivamente la excluye, incurre
evidentemente en el defecto del que habla el “Missale Romanum”, que invalida, según vimos arriba, el
Sacrificio.
Luego, la nueva misa es inválida.


Para probar la menor del silogismo, además del decreto ya mencionado para los Griegos y Armenios y de las
razones intrínsecas en que dicho Decreto se funda, tenemos la autoridad del Concilio Tridentino, claramente explicada
en el Catecismo hecho y ordenado por este Concilio, también ecuménico, también dogmático; y, por la doctrina
dogmática de la sesión XXII, cap. 1 De la Institución del Sacrificio de la Misa, en donde claramente se expresa
la intención de Cristo al instituir este augusto sacrificio del Altar, distinto al Sacrifico Cruento del Calvario.
A los
que se excusan en el griego de la decadencia para defender su posición herética, que quiere confundir, según
las tesis luteranas el dogma de la Redención con el de la Justificación por Jesucristo, les recomendamos que
vuelvan a recordar un poco su estudio del griego, para poder apreciar esas minuciosidades (Cf. Denzinger
938 y 942).



Algunos se empeñan, para defender su tesis anticatólica, en decir que para una válida consagración, basta
decir: “ESTE ES MI CUERPO”, “ESTA ES MI SANGRE”. Suponiendo, que así fuera, no es este el caso de la
nueva misa, en sus fórmulas vernáculas, en donde se añaden estas palabras que contrarían y excluyen la
intención de Cristo: QUE POR VOSOTROS Y POR TODOS LOS HOMBRES SERA DERRAMADA. El futuro
del verbo “será derramada” ciertamente se refiere al Sacrificio del Calvario,
pero Cristo en el Cenáculo instituyó
otro verdadero y real sacrificio, no para redimirnos, sino para justificarnos; sacrificio que habría de durar hasta
la consumación de los siglos, aunque sea en las catacumbas.



Y ¿basta decir correctamente la fórmula de consagración del Pan, para que, por lo menos, tengamos
la transubstanciación, aunque no el sacrificio, ya que solo por la mística separación del Cuerpo y de la
Sangre está Cristo sobre el altar en estado de víctima? Yo opino que el sacerdote que, con toda intención,
acepta las fórmulas vernáculas de la nueva misa, está, como dije, excluyendo la intención de Cristo y, por lo
mismo, desde el principio de la consagración se coloca en una situación que no puede actuar en nombre de
Cristo, con el poder de Cristo.
No hay transubstanciación; no hay Sacramento.


CONTINUARÁ...

Avatar de l’utilisateur
InHocSignoVinces
Messages : 1076
Inscription : dim. 26 août 2018 11:43
Localisation : Couronne d'Aragon

Re: "SEDE VACANTE" del R.P. Joaquín Sáenz y Arriaga

#215 Message par InHocSignoVinces » dim. 23 févr. 2020 12:15

He aquí la prueba para dudar y negar la legitimidad del papa Montini : ¿Cómo puede ser legítimo un papa, que prácticamente ha dejado a la Iglesia sin el Santo Sacrificio de la Misa, sin el Santísimo Sacramento del Altar, sin la vida eucarística, que era el alma, la vida de la Iglesia? Inútiles fueron las severas advertencias de los Cardenales Ottaviani y Bacci; inútil el Breve Examen Crítico, hecho, bajo la dirección del prefecto del Santo Oficio por los mejores teólogos, canonistas y párrocos de Roma; inútiles los millones de telegramas y cartas que llegaron y siguen llegando al Vaticano para protestar por tan sacrílego atentado. Juan B. Montini, el débil, según dice el propio Paulo VI, se ha mantenido inconmovible en su postura, que es destructora no solo de la Eucaristía, sino de la Iglesia Católica. “Destruyamos la Misa, decía Lutero, y habremos destruido la Iglesia”.


Y así ha sucedido: las reformas litúrgicas, que tanto complacieron a don Sergio el de Cuernavaca y a todos sus seguidores y admiradores, abrieron paso a todas las herejías, a todos los escándalos, a toda esta espantosa REVOLUCIÓN en la Iglesia de Dios. ¿Qué ha quedado en pie? ¡Esta es la gran apostasía anunciada por Daniel (cap. VIII) y por San Pablo! ¡Este es el Reinado de Satanás! Después de estas palabras, mi primera pregunta está ya respondida: JUAN BAUTISTA MONTINI NO ES UN PAPA LEGITIMO. ¿Fue elegido válidamente? Ya dije que, al parecer, se cumplieron las formalidades canónicas para una recta elección. Pero, esta elección de iure no es suficiente para que sea válida. Se necesita que el elegido fuera sujeto capaz de ser elegido. Ahora bien, considerando todos los adjuntos personales de Juan B. Montini, no creo que sea temerario llegar a decir que, al ser elegido, él no tenía nuestra fe; que era un infiltrado, hábilmente preparado y discretamente aconsejado, para dirigir, desde arriba, la autodemolición de la Iglesia. Yo sé muy bien que él, en sus discursos turísticos, frecuentemente se lamenta y parece condenar, las herejías, la inmoralidad, las horrendas profanaciones, el desorden increíble, que estamos presenciando; pero esos lamentos no son sinceros; esa condenación nos es compatible con las atrocidades que, a ciencia y conciencia suya, se están llevando a cabo, en todo el mundo, con la colaboración de sus amigos: los judíos, los masones y el comunismo internacional.


La última reforma, que el día de hoy nos anuncia la prensa mundial sobre la elección de su sucesor, es un
gesto más que denuncia el plan preconcebido y hábilmente realizado por Paulo VI. Antes de salir para
Australia y Filipinas, en donde, por poco, pierde la vida, quiso también dar otro golpe para asegurar su
programa destructor, eliminando de un plumazo el derecho que secularmente tenían todos los cardenales
hábiles para asistir al cónclave y elegir a su sucesor. Pensó que todavía quedaban algunos cardenales
tradicionalistas, que, a lo mejor, podían impedir, con una indeseable elección, el que toda su obra reformista se
quedase paralizada por la actitud enérgica de un verdadero Papa.
Juan B. Montini y su secretario de Estado el
Cardenal Villot, así como los Cardenales Danielou y Benelli están muy ocupados de no echar a perder, a última hora,
la
protestantización y la judaización de la Iglesia.



Pero, suponiendo que los datos abundantes, que tenemos, para dudar de la ortodoxia de Juan B. Montini, al
tiempo de su elección; datos, que son ampliamente conocidos no sólo de Roma, sino en otras muchas partes
de Italia y fuera de Italia, fuesen insuficientes para que la elección de Paulo VI, canónicamente válida, in
radice
fuese válida; en tal caso es evidente, después de lo mucho que hemos ya dicho (sin agotar, por eso, la
materia), que Paulo VI, al continuar ese Concilio revolucionario y destructor, al publicar sus documentos, al
imponer esa misa, que “impresionantemente se aleja de la teología católica del Concilio de Trento”, y que, por
tanto, favorece la herejía y hace que esa misa sea pecaminosa para los fieles, al no cumplir con los deberes fundamentales de un papa, al arrastrar a la Iglesia a esta confusión, a este desquiciamiento, a esta ruina espiritual de tantas almas, especialmente de sacerdotes y religiosos, ha dejado de ser papa, porque ha dejado de ser fundamento, la roca inconmovible, cayendo él personalmente en la herejía: una herejía que se obstina,
que no cede, que quiere, en ecuménico abrazo, fundir a todas las religiones, enalteciendo al hombre y los
valores humanos, sobre Dios y los valores divinos.



Algunos de mis lectores se estremecerán al leer estas páginas; creerán que he perdido la fe y caído en el
cisma. Pero los que así piensan no se acuerdan que todo el respeto, toda la obediencia, todo el amor filial que
debemos a un legítimo papa, según la doctrina de la fe católica,
es del todo indebido a un usurpador o a un
traidor a Cristo, que nunca ha sido o ya no es ahora, después de su defección, un legítimo Papa.





A CONTINUACIÓN... EL ECUMENISMO, MEDIO EFICAZ PARA LA AUTODEMOLICION DE LA IGLESIA

Image Image

Avatar de l’utilisateur
InHocSignoVinces
Messages : 1076
Inscription : dim. 26 août 2018 11:43
Localisation : Couronne d'Aragon

Re: "SEDE VACANTE" del R.P. Joaquín Sáenz y Arriaga

#216 Message par InHocSignoVinces » dim. 01 mars 2020 10:27

CAPITULO XIII - EL ECUMENISMO, MEDIO EFICAZ PARA LA AUTODEMOLICION DE LA IGLESIA


Aunque ya en las páginas anteriores hablamos del "ecumenismo", parece, sin embargo, necesario el insistir en
punto tan importante, ya que el movimiento ecuménico ha sido no tan sólo el pasaporte seguro para que
los "separados" se introduzcan libremente en la Iglesia y hagan en ella una intensa labor de proselitismo, sino para que,
además, sin resistencia alguna, a título de exégesis y teología liberal, eliminen y destruyan nuestra teología y nuestra
filosofía perenne.



En septiembre del año pasado (1971), la Comisión Mixta Anglicana-Católica redactó un documento, una
especie de primer común acuerdo, que fue publicado el 30 de diciembre y constituye, según ellos, un suceso
histórico, porque es el primer acuerdo doctrinal en el anglicanismo y el catolicismo, desde la separación entre
Roma y Cantorbery. ¿Fue acaso un triunfo de Roma? ¿fue el reconocimiento de algunos errores, que habían
desgajado esa, en otros tiempos, pujante rama del tronco dos veces milenario de la verdadera y única Iglesia
de Jesucristo? No; nada de eso. Ni los anglicanos, ni los ortodoxos no católicos, ni ninguna de las sectas
protestantes están dispuestas a buscar la "unidad", a costa del reconocimiento de sus propios errores. El dicho
documento no compromete más que a los miembros de la comisión mixta; es, como dijo el arzobispo católico
Dwyer, "un documento de teólogos". Es, pienso yo, el primer paso para el compromiso y la claudicación. ¿Qué
más pruebas podían pedirnos los anglicanos de la sinceridad con que buscamos la unión con ellos? Hemos
aceptado y seguido el mismo camino del reformador Thomas Cranmer para la protestantización de la Iglesia:

el Arzobispo de Canterbury, quien gozó de todo poder en la esfera religiosa, de 1547 a 1553.


Crammer fue sincero al declarar sus intenciones y no pretendió nunca ocultar su opinión, según la cual, el
poder "de la gran prostituta, esto es, la pestífera Sede de Roma" descansa "en la doctrina papal de
la "transubstanciación", de la Real Presencia de la carne y sangre de Cristo, en el sacramento del altar (como
ellos lo llaman) y en el sacrificio y la oblación de Cristo, hecha por el sacerdote, para salvación de los vivos y de
los muertos".
Los medios principales que él usó para llevar adelante su programa destructor fueron tres: la
lengua vernácula, la sustitución del altar por la Santa Mesa y los cambios hechos en el Canon de la Misa.



En sus ansias de ecuménico abrazo, Juan B. Montini había aceptado ya seguir con la implantación de
su "Novus Ordo Missae" esos tres substanciales cambios del reformador anglicano: contra lo definido y
decretado en Trento, se impuso el uso de las lenguas vernáculas, aboliendo prácticamente el latín; se
eliminaron o destruyeron los altares, para poner en su lugar la "mesa" y, finalmente, se adulteró
substancialmente el Canon; hasta el nombre de Canon se cambió por el de "Oraciones Eucarísticas".



Parece que en Roma causó gran inquietud la enorme publicidad dada al texto de la Comisión mixta, ya que,
apoyándose en ese documento, los fieles podrían pensar que ya se habían dado las condiciones necesarias
para la "intercomunión entre las dos Iglesias". En realidad, para una persona bien preparada, el truco es
manifiesto:
¿cómo puede haber intercomunión entre dos Iglesias distintas? No es una intercomunión la que debemos buscar, sino una conversión total de la Iglesia anglicana y de las sectas protestantes a la verdadera y única Iglesia de Jesucristo. Aquí no se trata de ritos, sino de dogmas.


CONTINUARÁ...

Avatar de l’utilisateur
InHocSignoVinces
Messages : 1076
Inscription : dim. 26 août 2018 11:43
Localisation : Couronne d'Aragon

Re: "SEDE VACANTE" del R.P. Joaquín Sáenz y Arriaga

#217 Message par InHocSignoVinces » dim. 08 mars 2020 12:53

La intención de los doce católicos y de los doce anglicanos que formaban la comisión era "la búsqueda de un
comprensión más profunda de esta realidad que es la Eucaristía, más conforme a la enseñanza de la Escritura
y la tradición de nuestra herencia común".
Por eso se evita recurrir, tanto a las fórmulas del Concilio de Trento,
como a los 39 artículos, en los cuales, la Iglesia Anglicana expresó su fe, cuando se separó de Roma. ¡Actitud
y táctica en verdad incomprensible!
¿Cómo puede un católico, ni siquiera a título de estrategia, prescindir en su diálogo, de una doctrina cierta, dogmática, infalible? Esta es, a mi modo de ver, una prueba apodíctica de las desviaciones intrínsecas que en sí encierra el "movimiento ecuménico", que el Vaticano II atribuye a la acción del Espíritu Santo.


Veamos ahora, como define la Comisión mixta a la Eucaristía:


"El documento de la comisión mixta define a la Eucaristía como el "memorial" de la vida, de la muerte, de la resurrección
de Cristo "efectuada de una vez por todas en la historia". "Dios, dice el texto, ha dado la Eucaristía a su Iglesia como un
medio, por el cual se anuncia y se hace eficaz en la Iglesia la obra redentora de Cristo en la Cruz. El término memorial,
tal y como se comprendía en la celebración pascual en tiempos de Cristo
—es decir, hacer efectivamente presente un
suceso del pasado— ha abierto el camino a una mejor inteligencia de la relación entre el sacrificio de Cristo y la
Eucaristía. Así pues, el memorial eucarístico no es el simple recordatorio de un suceso pasado o de su significado, sino la
proclamación eficaz de la obra poderosa de Dios, hecha por la Iglesia".
¡Presencia de Cristo, pero presencia espiritual, no
real!



En esta definición, bien analizada y comprendida, vemos que la doctrina católica de Trento "impresionantemente" se desvanece, se elimina, para dejar el lugar a la doctrina herética de Cranmer. La esencia de la Eucaristía, según la doctrina Católica, no es el memorial, sino el SACRIFICIO, verdadero y real sacrificio, repetición o continuación incruenta del Sacrificio de la Cruz, para aplicarnos los frutos redentores y para recordar la Pasión y muerte del Señor.


La celebración pascual, en tiempos de Cristo, era un memorial, a un mismo tiempo recordatorio de la liberación
de Israel del pueblo egipcio, y representativo de la liberación que en la Cruz iba a hacer Cristo de la
humanidad prevaricadora. La celebración pascual, en nuestra Iglesia, no se asimila en nada con la pascua
judía.
Es, como dijimos antes, la liberación no del pueblo judío, sino de toda la humanidad, por la redención de
Cristo en el Calvario; y, la eucaristía, hace efectivamente presente el mismo sacrificio del Calvario, de una
manera incruenta y para aplicarnos los frutos salvíficos de esa Redención, no por una "proclamación", sino,
vuelvo de nuevo a decirlo, por una repetición real y verdadera del Sacrificio de la Cruz.



La Comisión mixta creyó establecer el puente entre la doctrina católica y la doctrina de Cranmer, diciendo que
la Eucaristía no es un simple recordatorio de un suceso pasado, sino la "proclamación eficaz" de la obra
poderosa de Dios hecha en su Iglesia.
No; la doctrina católica es totalmente opuesta a esta explicación o definición de marcado tinte protestante. En la Misa no sólo proclamamos el Sacrificio de la Cruz, ni sólo alcanzamos por esta proclamación los frutos redentores, sino que se ofrece a Dios Padre un Sacrificio, a saber, el Cuerpo y la Sangre del Señor, en orden a obtener el perdón de los pecados y la salvación de vivos y muertos.


"El pueblo debe saber, decía Cranmer, que Cristo no está física, realmente presente en el
sacramento, sino sólo en los que dignamente lo reciben. El comer y beber la carne y la sangre de Cristo, no
debe entenderse según el sentido ordinario, con la boca y los dientes, para comer una cosa que está presente,
sino una fe viva, en el corazón y en la mente, para digerir algo que está ausente".
El nuevo rito, que Cranmer
inventó para substanciar esta creencia, "la administración de la Santa Cena" no debía tener nada que se
asemejase a la "nunca suficientemente execrada Misa". Y el que en la Misa "se ofreciese a Dios Padre un
Sacrificio, a saber, el Cuerpo y la Sangre del Señor, real y verdaderamente, en orden a obtener el perdón de
los pecados y la salvación de vivos y muertos"
fue declarado por Cranmer como una herejía, merecedora de
muerte.


CONTINUARÁ...

ImageImageImage

Avatar de l’utilisateur
InHocSignoVinces
Messages : 1076
Inscription : dim. 26 août 2018 11:43
Localisation : Couronne d'Aragon

Re: "SEDE VACANTE" del R.P. Joaquín Sáenz y Arriaga

#218 Message par InHocSignoVinces » dim. 15 mars 2020 12:18

Según el documento de la Comisión mixta anglicana-católica, la Eucaristía (no se acepta el nombre de Misa) es
el "memorial de la vida, muerte y resurrección de Cristo; es un medio por el cual se anuncia y se hace eficaz
en la vida de la Iglesia la obra redentora de Cristo en la Cruz";
pero, ¿cómo? Veamos lo que nos dice el
documento: "La comunión en Cristo, en la Eucaristía, supone su presencia verdadera, eficaz y significada por
el pan y el vino, que en este misterio, se tornan en su cuerpo y en su sangre. La presencia real del cuerpo y la
sangre de Cristo, sin embargo, no puede ser comprendida más que dentro del contexto de la obra redentora,
por la cual se da a sí mismo, y por la cual da a los suyos, en sí mismo, la reconciliación, la paz y la vida". "El
cuerpo y la sangre sacramentales del Salvador se encuentran presentes, como una ofrenda al creyente que
espera su regreso. Cuando esta ofrenda es recibida con fe, produce un encuentro vivificador..."
De nuevo:
presencia espiritual, sí,
pero no transubstanciación.


Todo es aquí ambigüedad, todo confusión, para negar la doctrina católica y para reafirmar la doctrina
anglicana.
En la Santa Misa (no la Cena, no el memorial) no sólo se anuncia y se hace eficaz, en la vida de la Iglesia, la obra redentora de Cristo en la Cruz, el misterio de la REDENCION, sino que se reproduce, real y verdaderamente, de un modo incruento, el Sacrificio del Calvario. El término "memorial" hay que entenderlo, dice la Comisión, como se entendía en la celebración pascual en los tiempos de Cristo. Es decir, como la cena
legal, con que el pueblo judío hacía, en cierto modo, presente el suceso pasado de su liberación de Egipto. Así
la "Cena", no la "Misa" hace, en cierto modo, presente la vida, muerte y resurrección de Cristo; no porque se
repita en el altar el sacrificio de la Cruz, sino porque el pan y el vino, que están presentes sobre la mesa,
significan, representan actualmente la vida, muerte y resurrección del Señor, que son sucesos ya pasados. Y
no es esta Cena un simple recordatorio de un suceso pasado, sino una proclamación de la obra poderosa de
Dios, hecha por la Iglesia.
Así se explica la afirmación del sacerdote y la aclamación del pueblo, en el "Novus
Ordo",
después de haberse dicho la fórmula consecratoria: "ESTE ES EL SACRAMENTO DE NUESTRA FE",
dice el sacerdote; y el pueblo contesta: "Anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurrección. ¡Ven, Señor
Jesús!" "Cada vez que comemos de este pan y bebemos de este cáliz, anunciamos tu muerte. Señor, hasta
que vuelvas". "Por tu Cruz y resurrección nos has salvado, Señor! "



"La comunión en Cristo (notemos bien: no de Cristo), en la Eucaristía, supone su presencia verdadera, eficaz y
significada por el pan y el vino, que, en este misterio, se tornan en su cuerpo y su sangre. La presencia real del
cuerpo y la sangre de Cristo, sin embargo, no puede ser comprendida más que dentro del contexto de la obra
redentora".
He aquí una evidente contradicción; una concesión hecha por los doce teólogos católicos a los
doce teólogos protestantes:
"La comunión en Cristo; no el sacrificio en la consagración, en la
transubstanciación, supone la presencia verdadera, eficaz, significada por el pan y el vino, (que, por lo visto, están
substancialmente en el altar), a pesar de que el documento nos diga, que el pan y el vino "se tornan en el cuerpo
y la sangre de Cristo"; porque "esta presencia real no puede ser comprendida más que dentro del contexto
de la obra redentora, (no de la obra justificadora, santificadora), por la cual Cristo se da a sí mismo, y por la cual da a
los suyos, en sí mismo, la reconciliación, la paz y la vida".
Presencia real, pero espiritual: ahí está el truco.


CONTINUARÁ...
ImageImageImage

Avatar de l’utilisateur
InHocSignoVinces
Messages : 1076
Inscription : dim. 26 août 2018 11:43
Localisation : Couronne d'Aragon

Re: "SEDE VACANTE" del R.P. Joaquín Sáenz y Arriaga

#219 Message par InHocSignoVinces » dim. 22 mars 2020 13:30

En medio de esta confusión de términos y de conceptos, lo que se ve muy claro es que la Comisión, en su
documento, aceptó la negación intransigente de los anglicanos y protestantes todos, acerca de
la "transubstanciación" eucarística, por eso leemos, después:
"El término transubstanciación, en la Iglesia
Católica Romana, es tomado habitualmente para indicar que Dios, actuando en la Eucaristía, efectúa un
cambio en la realidad interna de los elementos. Este término ha de ser considerado como una afirmación del
hecho de la presencia de Cristo y del cambio misterioso y radical que se lleva a cabo. En la teología católica
contemporánea, este término no es comprendido como indicando la forma en que se lleva a cabo ese cambio".

Otra manera de decir que se trata de la presencia real, sí, pero espiritual, no física.


En esas últimas palabras, encontramos ya la negación o disimulación, cuando menos, de la
transubstanciación, como la teología dogmática, infalible e inmutable del Concilio de Trento, la entiende.
En la
Profesión de Fe Tridentina, que, según la Bula de Pío IV "INIUNCTUM NOBIS" del 13 de noviembre de 1564,
debíamos hacer todos los sacerdotes, se encuentra clara la teología católica, que, según esos teólogos
progresistas, no es ya la doctrina de la Iglesia: "Profiteor pariter in Misa offerri Deo verum, proprium et
propitiatorium sacrificium, pro vivis et defunctis, atque in sanctissimo Eucharistiae sacramento esse vere,
realiter et substantialiter corpus et sanguinem, una cum anima et divinitate Domini Nostri lesu Christi, fierique
conversionem totius substantiae panis in corpus et totius substantiae vini in sanguinem, quam conversionem
catholica Ecclesia transsubustantiationem apellat. Fateoretiam sub altera tantum specie, totum atque integrum
Christum verumque sacramentum sumí".
(Confieso del mismo modo que en la Misa se ofrece a Dios un verdadero, propio y
satisfactorio sacrificio, por los vivos y por los difuntos, y que, en el Santísimo Sacramento de la Eucaristía, está verdadera, real y
substancialmente el cuerpo y la sangre con el alma y la divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, y que se hace una conversión de
toda la substancia del pan en el cuerpo, y de toda la substancia del vino en la sangre, la cual conversión la Iglesia Católica llama
transubstanciación. Y confieso también que bajo una sola de las especies se recibe a todo e íntegro Cristo y al verdadero
sacramento").



Después de estas palabras, no sé cómo los así llamados teólogos católicos hayan podido afirmar en ese
documento que "en la teología católica contemporánea —la de la Iglesia montiniana— este
término (transubstanciación) no es comprendido como indicando la forma en que se lleva a cabo ese cambio".



He aquí la prueba inequívoca del cambio que el neo-modernismo, la iglesia montiniana, ha querido hacer en
los dogmas más importantes y sagrados de nuestra fe católica.
El "ecumenismo" de Bea, de Willebrands, del
Vaticano II, de Juan B. Montini, es la más negra traición a nuestra fe católica;
es el trasbordo ideológico a las
sectas protestantes.




A CONTINUACIÓN... OTRA VEZ LOS JESUITAS

Image

Avatar de l’utilisateur
InHocSignoVinces
Messages : 1076
Inscription : dim. 26 août 2018 11:43
Localisation : Couronne d'Aragon

Re: "SEDE VACANTE" del R.P. Joaquín Sáenz y Arriaga

#220 Message par InHocSignoVinces » dim. 29 mars 2020 15:24

OTRA VEZ LOS JESUITAS


"Del 2 al 12 de agosto se ha celebrado en Lovaina, en el escolasticado de los jesuitas flamencos, la reunión de Fe
y Constitución, la más importante comisión del Consejo Ecuménico de las Iglesias. Se ocupa de las cuestiones
doctrinales, que están en el corazón del ecumenismo. Su oficio propio ha sido confirmado en Lovaina, y
es: 'proclamar la unidad esencial de la Iglesia de Cristo y manifestarla como una necesidad para la misión y la
evangelización'. Pero se ha hablado de un cambio de perspectiva en cuanto que la unidad de las Iglesias será
considerada en su relación con la unidad de la humanidad, de la que sería como el modelo y el fermento. Es
como pasar de la teología a la antropología, de Dios al hombre. Esto puede facilitar la colaboración de las
Iglesias, en los campos humanitarios, y la colaboración es un factor de unidad".



¡Éste sí que es un trasbordo ideológico, que manifiestamente nos está diciendo el fin último del "ecumenismo
montiniano"!:
"es como pasar de la teología a la antropología, de Dios al hombre". Y, en esta actividad están comprometidos los jesuitas, que graciosamente brindan su casa de formación, para celebrar tan increíble
reunión. También en su escolasticado de Woodstock, Maryland, U.S.A., como ya vimos, trabajó, en mayo de
este año, la Comisión Mixta Anglicana-Católica, en el espinoso asunto de los ministerios.


No siendo, por ahora, factible, llegar a una transacción en el orden teológico con los "separados", había que
buscar un acuerdo, en el orden antropológico, humano. Tal vez esta unión antropológica sirva después para
llegar a un entendimiento doctrinal, en el que con ciertas reservas, ciertos cambios, cierta "nueva economía
del Evangelio, cierta nueva mentalidad"
se pueda llegar a un sincretismo religioso, pacífico, amigable, humano;
en el que primero está el hombre y después, sólo después, está Dios. ¡Cómo sería la proposición a discutir,
que un teólogo ruso, Meyendorff, que presidía la reunión, se mostró contrario a este cambio de perspectiva,
que ya había sido propuesto y alabado en la asamblea de Upsala en 1968! "Es verdad que las Iglesias se han
de ocupar del hombre y de su bienestar. El designio del Creador comprende a todos los hombres y destina a la
Iglesia para el bien de los mismos, aun el material. Pero el orden terrestre no es el cometido específico de la
Iglesia y su eficiencia, en aquel campo será siempre limitado. En cambio, la unidad eclesial es un ideal
superior y digno de ser querido por sí mismo. La dispersión de los esfuerzos no ayuda a la consecución de la
unidad, que debe seguir siendo el fin esencial del Consejo Ecuménico. No conviene dar pretexto al que
reproche a los ecumenistas que hacen demasiada política".



Esta advertencia, hecha por un ortodoxo ruso, en el escolasticado de los jesuitas de Lovaina, a los miembros
católicos, entre los cuales, sin duda, estarían algunos reverendos de la benemérita Compañía, es en verdad
un hecho penoso.
Es un reproche a ese viraje que los progresistas, guiados y apoyados por el Papa Montini, están
empeñados en dar de lo sobrenatural a lo natural, del Creador a las criaturas, de lo eterno a lo temporal.
Y,
como dijo el ortodoxo ruso, eso es salirnos de nuestra misión, de lo que Dios y la Iglesia esperan de nosotros.



CONTINUARÁ...

Répondre

Revenir à « Textos en español »

Qui est en ligne ?

Utilisateurs parcourant ce forum : Aucun utilisateur inscrit et 2 invités