Vida del Padre Joaquin Saenz y Arriaga

Message
Auteur
Avatar de l’utilisateur
Abbé Zins
Messages : 2748
Inscription : sam. 07 oct. 2006 2:00

Re: Vida del Padre Joaquin Saenz y Arriaga

#81 Message par Abbé Zins » sam. 18 juin 2016 11:52

Don Joaquín viajó a Europa. En los primeros días de junio de 1953 estuvo en Roma.

Se entrevistó con el padre Tomás Trevi, S. J., ante quien ratificó y amplió los graves hechos que había denunciado.

Con suma prudencia atendió el prominente eclesiástico al ex jesuita ; nadie se opuso a que visitase a sus antiguos amigos en la residencia de la Compañía, y celebró misa sin problema alguno en los altares de sus templos.

Recibió atenciones y distinciones. Poco después de abandonar la Ciudad Eterna le enviaron a México dos codicilios-diplomas.

El primero, de fecha 24 de junio, firmado por el Prepósito General, y el segundo, de fecha 9 de julio, un Officium de Indulgentiis, de la Sacra Paenitentiara Apostólica.

El Padre no había ido a Roma en busca de títulos honoríficos, sino de nuevas oportunidades para su misión apostólica.

Se trasladó a Madrid y contempló el descuido espiritual en que se encontraban los estudiantes hispanoamericanos.

El 8 de julio escribió al padre Trevi, éste ofreció prestar atención a las recomendaciones formuladas por el celoso sacerdote, mientras podía instalarse en los Estados Unidos.

Sentía especial predilección por los jóvenes a quienes había entregado lo mejor de su actividad sacerdotal. A ellos y alias pensó dedicarse en aquellos lugares donde estuviesen más desprotegidos. Centenares de estudiantes hispanoamericanos requerían atención espiritual en los Estados Unidos.

Su proyecto fue bien recibido por el padre Trevi quien ofreció allanarle el camino con la ayuda de algunos jesuitas : "Espero ulteriores noticias de lo convenido con el padre Sobrino desde U. S. para encaminarse al providencial destino que soñamos" ; le dice en su respuesta al padre Sáenz.

Avatar de l’utilisateur
Abbé Zins
Messages : 2748
Inscription : sam. 07 oct. 2006 2:00

Re: Vida del Padre Joaquin Saenz y Arriaga

#82 Message par Abbé Zins » lun. 20 juin 2016 16:42

De regreso a México se instala en la calle de Saltillo 101, y allí recibe su correspondencia con el padre José A. Sobrino, S. J., encargado de tramitarle su visado para radicar en los Estados Unidos.

Su proyecto para atender espiritualmente a los estudiantes hispanoamericanos recibe la aprobación del Provincial de los jesuitas en Nueva York.

El lugar escogido para trabajar fue la Universidad de Fordham. Cartas van, respuestas vienen y surgen diferentes posibilidades, entre ellas la de cambiar su futura residencia de Nueva York por Chicago.

El padre Sobrino, diligente y convencido, viajó a esta ciudad, habló con el padre Provincial, John Egan quien recomendó al intermediario con el P. J. D. Connerton, director del Newman Club de la Universidad de Chicago.

El padre Connerton ya había trabajado con estudiantes hispanoamericanos y recibió complacido la sugerencia de que un sacerdote de habla española colaborase con él. Ambos visitaron al Vicario General que se ofreció a llevar el asunto al Cardenal a su regreso de Roma, en donde se encontraba. Había que escribir unas cartas, ciertos informes ocultando, diplomáticamente, la antigua militancia del padre Sáenz en la Compañía de Jesús.

Finalmente, el 12 de noviembre de 1953, el padre Tomás J. Trevi escribe al padre Sáenz, lamentando el fracaso de sus gestiones. Algunos miembros de la Sociedad de Jesús estaban interesados en nulificar todos los esfuerzos de don Joaquín, pero él siempre se mostró dispuesto a colaborar en su labor docente y espiritual, con sus antiguos hermanos de la Orden.

Avatar de l’utilisateur
Abbé Zins
Messages : 2748
Inscription : sam. 07 oct. 2006 2:00

Re: Vida del Padre Joaquin Saenz y Arriaga

#83 Message par Abbé Zins » mar. 21 juin 2016 22:03

En 1954, a petición del padre Manuel Figueroa, S. J., asesores de la Universidad Autónoma de Guadalajara establecieron en Puebla una organización juvenil, dirigida a contrarrestar la creciente influencia e intromisión de los comunistas en la Universidad poblana.

Presidió este grupo el entusiasta Ramón Plata Moreno, y fue denominado Frente Universitario Anticomunista. Sus colaboradores inmediatos fueron, entre otros, Francisco Mügemburg, Luis Felipe Coello, Klaus Feldman y Víctor Sánchez Steimpreis.

La nueva corporación fue acogida favorablemente entre los sectores católicos e incluso por elementos gubernamentales del Estado. El mismo arzobispo Octaviano Márquez Toriz les otorgó su apoyo y respaldo moral.

El padre Sáenz Arriaga conservaba el aprecio y estimación del padre Figueroa, y a solicitud de éste colaboró en los pasos iniciales del Frente Universitario Anticomunista prestándoles asistencia religiosa, hasta que la infausta figura del jefe fue adquiriendo su verdadera dimensión.

Al presentarse las primeras discrepancias con los señores Plata, Mügembur y Coello, don Joaquín renunció a seguir colaborando con ellos.

El fervor inicial del Frente no pasó de la publicación de impresionantes despledados en la prensa de Puebla y del Distrito Federal, atacando a los comunistas que, haciendo caso omiso de la inocua ofensiva periodística, se apoderaron del edificio Carolino, sede de la rectoría de la Universidad Autónoma de Puebla.

Los jóvenes partidarios del Partido Comunista expulsaron a estudiantes y maestros que rechazaron la dialéctica marxista y, desde entonces, hicieron de la Universidad angelopolitana un centro importante de adoctrinamiento.

Ante la ineficacia del Frente para detener los señalados avances socialistas, Ramón Plata Moreno * y sus colaboradores se establecieron en la capital de la República y se ostentaron como redentores de la Universidad Autónoma de México, para lo cual fundaron el Movimiento Universitario de Renovadora Orientación, mejor conocido como el MURO.



* Asesinado en la ciudad de México el 24 de diciembre de 1979. Sus victimarios no fueron identificados.

Avatar de l’utilisateur
Abbé Zins
Messages : 2748
Inscription : sam. 07 oct. 2006 2:00

Re: Vida del Padre Joaquin Saenz y Arriaga

#84 Message par Abbé Zins » mer. 22 juin 2016 18:48

Contando con los recursos obtenidos, primero en Puebla entre la iniciativa privada, después entre algunos empresarios de buena fe del llamado Grupo Industrial de Monterrey, empezó por infiltrar los colegios católicos de lasallistas, maristas y jesuitas, principalmente de la Universidad Iberoamericana, donde Plata Moreno contó con el apoyo del rector, Hans Martens.

En el sangriento conflicto estudiantil de 1968, los contraataques del MURO no alcanzaron a mellar los tenebrosos planes soviéticos que intentaban destruir el gobierno y asaltar el poder.

Transcurrió más de un año para que el cardenal Miranda se decidiese a desautorizar en su arquidiócesis a esta agrupación dentro de la cual, declaró, "trabajan elementos imbuidos en el materialismo y el socialismo marxista, tendientes a socavar los cimientos de la sociedad y de la Iglesia."

Contradictorio, como en otras ocasiones, estuvo Su Eminencia.

Federico Mügemburg Rodríguez, en documentado trabajo sobre la infiltración de la Democracia Cristiana en México a principios de los años 60, 24 señala el peligro de hacer de esta corriente política basamento del socialismo, como sucedió en Chile, como acontece en Italia, como sucedía en Venezuela.. . .

Este deslizamiento ideológico planeado por las falsas derechas incrustadas en las estructuras eclesiásticas, encontró campo abonado en los cuadros juveniles del MURO.

La perspicacia del padre Sáenz había previsto la infiltración de falsos católicos en esta sociedad cuyo origen había sido, precisamente, defender a la Iglesia de embestidas reformistas y socializantes.

Apartó de su camino ese fruto malogrado y continuó la siembra de fe y amor.

Redobló sus actividades, continuó con paternal dedicación ocupándose de sus jóvenes estudiantes, sus misiones, sus ejercicios espirituales, solicitados y buscados en muchos lugares.

Su inquietud pastoral lo obligaba a viajar constantemente y, cuando las circunstancias lo ameritaban, se trasladaba a Roma.



24 Miigemburg Rodríguez, Federico. La Cruz ¿un ariete subversivo? Editorial Ser, S. A., México, D. F., 1970.

Avatar de l’utilisateur
Abbé Zins
Messages : 2748
Inscription : sam. 07 oct. 2006 2:00

Re: Vida del Padre Joaquin Saenz y Arriaga

#85 Message par Abbé Zins » jeu. 23 juin 2016 19:31

Durante sus estancias en la Ciudad Eterna visitó en varias ocasiones a S. S. Pío XII.

La última vez que lo vio, pocos meses antes de la muerte del Pontífice, se hizo acompañar de su hermana Guadalupe.

El Papa los recibió y se hizo retratar con los hermanos Sáenz Arriaga, mostrando así especial deferencia para don Joaquín.


El ex jesuita se había dedicado, ya lo hemos dicho, a la atención preferente de estudiantes universitarios.

En la colonia del Valle, ciudad de México, abrió una casa en la que proporcionaba asistencia, algunas veces gratuita, a un grupo de jóvenes.

Los auxiliaba en sus estudios, los orientaba y aconsejaba. Celebraba la Santa Misa y rezaba con todos el Rosario, práctica que no descuidó desde su niñez hasta su tránsito final.

Así transcurrieron aquellos años, sin grandes altibajos en las actividades de esta sacerdote incardinado a la Arquidiócesis de México, a partir del 14 de julio de 1958.

Avatar de l’utilisateur
Abbé Zins
Messages : 2748
Inscription : sam. 07 oct. 2006 2:00

Re: Vida del Padre Joaquin Saenz y Arriaga

#86 Message par Abbé Zins » ven. 24 juin 2016 21:47

LA " IGLESIA POSTCONCILIAR "


Su SANTIDAD Pío XII murió en Castélgandolfo el 9 de octubre de 1958.

En su pontificado pudo contener la inacabable conspiración contra las estructuras de la Iglesia y la teología católica, ya denunciada por su remoto antecesor, el Papa Pío X, al que elevó a los altares.

Una vez desaparecido este Pontífice excepcional, en el cónclave convocado para elegir nuevo papa, introdujéronse sutiles elementos de discordia.

La ingenuidad, la credibilidad de los viejos cardenales encontraron serios obstáculos para escoger un fiel continuador de la obra realizada por el Pastor Angélico, y transaron en la selección del anciano cardenal Angelo Roncalli, quien habilidosamente "hizo campaña electoral para, en octubre de 1958, asegurarse 36 de los 50 votos del cónclave que lo elevó al papado con el nombre de Juan XXIII", 25 según reveló el cardenal Eugenio Tisserant en documento dado a conocer después de su muerte.

Una vez instalado en el trono pontificio Juan XXIII, las cosas comenzaron a cambiar, y aunque las innovaciones iniciales no pasaron inadvertidas, pocas personas, sin embargo, calaron en la importancia de las mismas. Falto de prudencia hizo aquello que había rechazado su antecesor convocar a un concilio ecuménico en el momento en que la, presiones políticas, las discrepancias filosóficas, los intereses económicos mundiales y las polémicas sociales exigían rigidez en la doctrina, fortaleza en el mando.



25 Excélsior. Diario, México, D. F., 28 de junio de 1972. Pág. 23.

Avatar de l’utilisateur
Abbé Zins
Messages : 2748
Inscription : sam. 07 oct. 2006 2:00

Re: Vida del Padre Joaquin Saenz y Arriaga

#87 Message par Abbé Zins » sam. 25 juin 2016 15:19

Desde el momento mismo que Juan XXIII tomó la grave decisión de convocarlo, autorizadas voces advirtieron el peligro que se cernía sobre la Iglesia, hasta entonces unificada, inasequible al error, firme en sus cimientos dogmáticos.

El dia 31 de agosto de 1962, un equipo de teólogos, bien informados de los pormenores de un vasto plan para demoler la Iglesia, denunciaron las acechanzas y, con lógica irrebatible, previeron las desastrosas consecuencias del complot contra la Iglesia que había de encontrar, en el concilio, campo abonado para germinar.

Este grueso y documentado volumen suscrito por Maurice Pinay, circuló entre los padres conciliares. Su eficacia, sin embargo, fue limitada. El grupo implicado en el complot funcionó como mecanismo de relojería, lubricado con todo el dinero necesario para orientar noticias y opiniones de la prensa, radio y televisión, hacia sus fines particulares.

Simultáneamente a la publicación de Complot contra la Iglesia, 26. el padre Sáenz recibió una revista española en la que aparecía un sustancioso artículo que anunciaba, con jubilosa esperanza, la oportunidad de revivir el postulado de los hermanos Lehman, famosos conversos del siglo pasado que abogaron por la conversión de sus hermanos judíos, la devoción a la Santísima Virgen y por la absolución al cargo de deicido al judaísmo.

El avisado teólogo advirtió los intereses en juego y los trascendentes resultados de cualquier concesión doctrinal. Para cubrir a la Iglesia de todo ataque franco o subterráneo ; era necesaria la intercomunicación entre quienes en verdad amaban y conocían los peligros que la amenazaban.


26. Pinay, Maurice. Complot contra le Iglesia. Ediciones "Mundo Libre", México, D. F., septiembre de 1968 (traducción al español por el doctor Luis González) .

Avatar de l’utilisateur
Abbé Zins
Messages : 2748
Inscription : sam. 07 oct. 2006 2:00

Re: Vida del Padre Joaquin Saenz y Arriaga

#88 Message par Abbé Zins » jeu. 07 juil. 2016 18:15

Viajó a Europa y publicó su primer folleto relacionado con la crisis que se avecinaba : Carta de información a los obispos de España, Portugal y América.

En Roma, acompañado por el padre Rua, estableció contacto con el cardenal Samore. Más tarde, Rua y él estuvieron en España y se entrevistaron con el general Franco, en busca de apoyo moral para los católicos mexicanos.

Sus relaciones eclesiásticas en Europa le descubrieron que el llamado "Papa Bueno", cuando era nuncio en París, había sido amigo de altos dignatarios masones.

También se informó de la falsificación de certificados de bautismo expedidos a israelitas, durante la guerra, cuando Roncalli era nuncio apostólico en Turquía o Bulgaria.

Estas informaciones aparecieron en su mencionado folleto, de circulación limitada, al que no faltaron ataques promovidos por quienes se sentían afectados.

Su Carta de información, aunque no lleva fecha, por su contexto se deduce que fue impresa en julio de 1963, medio año después de haber sido clausurada la primera etapa del Concilio Vaticano II, y tres meses antes de la apertura, por Paulo VI, de la segunda sesión, el 29 de septiembre de 1963.

Juan XXIII no pudo ver terminada su obra. Esta responsabilidad la adquirió su sucesor, Juan Bautista Montini, arzobispo de Milán, a donde lo había enviado Pío XII para alejarlo de la Curia Romana.

Juan XXIII lo hizo cardenal en 1958 y lo puso en camino de sucederlo en el cargo, como resultó en el cónclave convocado al fallecimiento del Papa Roncalli acaecida el día 3 de junio de 1963.

Avatar de l’utilisateur
Abbé Zins
Messages : 2748
Inscription : sam. 07 oct. 2006 2:00

Re: Vida del Padre Joaquin Saenz y Arriaga

#89 Message par Abbé Zins » sam. 03 sept. 2016 18:12

Durante el Concilio luchó, desde afuera, con los cuatrocientos obispos tradicionalistas y sus jefes, Ottaviani, Lefebvre, Proenca, Sigund — de Brasil —, Carli, quien denunció como contrario a los Evangelios el postulado sobre los judíos presentado por el cardenal Bea — documento incluido en la Declaración sobre las relaciones de la Iglesia con las religiones — ; los patriarcas orientales y todos aquellos que, bajo el seudónimo de Maurice Pinay, publicaron el libro Complot contra la Iglesia.

A la muerte de Juan XXIII, el padre Sáenz, en alianza con algunos seglares, logró hacer llegar a los cardenales del Cónclave una biografía con todos los antecedentes modernistas de Juan Bautista Montini, a quien el presbítero Julio Meinville —culto escritor que denunció la penetración y el avance de los postulados del modernismo en la nueva Iglesia— calificara en privado, por su actuación, como Capo de la Masonería en Roma.

La habilidad de Montini, la presión de los centros europeos amagando con el cisma, el amor a la Iglesia de los cardenales Ottaviani y Siri, que representaban la mayoría del cónclave, fueron los factores determinantes en la elección de Montini. Al cardenal Ottaviani correspondió anunciar la elevación al trono pontificio de Paulo VI.

Durante el Concilio Vaticano II, asamblea en la que ocuparon estratégicos sitiales los neomodernistas, que se exhibieron como los más piadosos, suaves y diligente, para llevar agua a su molino, pronunciaron frases emotivas, se mostraron insinuantes y partidarios de allanar los difíciles caminos de la exclusividad dogmática.

La posesión no negociable de la verdad que hasta entonces había sido patrimonio intransferible de la Iglesia Católica quedó sujeta a sutiles interpretaciones. Estos profetas del aperturismo democrático pregonaron la conveniencia del diálogo, y abrieron las ventanas de la Revelación Divina al horizonte sin límites del pensamiento humano, puesto al servicio del progresismo religioso.

El padre Sáenz viajó a París ; estableció comunicación con monseñor Roche, uno de los secretarios del cardenal Tisserant que había sido, a su tiempo, comisionado por Pío XII para vigilar a monseñor Montini, entonces prosecretario de Estado, por sus sospechosas relaciones con personas de dudosa procedencia.

Avatar de l’utilisateur
Abbé Zins
Messages : 2748
Inscription : sam. 07 oct. 2006 2:00

Re: Vida del Padre Joaquin Saenz y Arriaga

#90 Message par Abbé Zins » sam. 03 sept. 2016 18:15

No paró allí el Ulises de la Tradición; viajó a Medio Oriente, cultivó relaciones con los ritos orientales, cercados por el sionismo dueño de la Ciudad Santa en la que se estableció la capital de Israel, contra la opinión mundial expresada en una resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas, que supuestamente quiso conservar el carácter apolítico de Jerusalén.
En su fructífero recorrido por la antigua Palestina, en 31 de julio de 1965 le fue otorgado, por Elías Bandak, mayor de Belén, el título de ciudadano honorable de dicha ciudad.

El balance final del Vaticano II resultó dañino por sus incontables ambigüedades que, al paso del tiempo, resultartán fértil caldo de cultivo del cambio, de la falsificación, de la negación o condicionamiento del magisterio anterior de la Iglesia.

Los primeros síntomas se presentaron inmediatamente después de la clausura del Concilio, aun cuando otros hechos, como la presencia de Paulo VI en la ONU el día 4 de octubre de 1965, hicieron presumir los drásticos cambios que se avecinaban.

En su histórica visita a la sede la Organización de las Naciones Unidas, Paulo VI fundó el bien público del género humano en los valores que patrocina esta agrupación internacional, y no en los valores morales de la Ley Divina Natural y Positiva, como hicieron San Agustín y Santo Tomás.

El Catecismo Holandés — que hubo forzosamente de haberse preparado con suficiente antelación — fue de las primeras campanadas que sonaron, rotundas y contundentes, en medio de la creciente algarabía del antes tranquilo pueblo de Dios.

Répondre

Revenir à « Textos en español »