Vida del Padre Joaquin Saenz y Arriaga

Message
Auteur
Avatar de l’utilisateur
Abbé Zins
Messages : 2757
Inscription : sam. 07 oct. 2006 2:00

Re: Vida del Padre Joaquin Saenz y Arriaga

#71 Message par Abbé Zins » sam. 11 juin 2016 16:43

Don Joaquín pidió sus dimisorias al Provincial y se trasladó a la ciudad de México.

Roberto Guerra, S. J., muy sutil, acusó recibo de su carta y le contestó que ya había escrito al Padre General. "Espero que ya se encuentre mejorcito", le decía, "y ya sabe, en o fuera de la Compañía será Ud. siempre para mí un hermano muy querido."

La decisión estaba tomada. En aquella hora no le faltaron buenos, serviciales amigos y compañeros que quisieron disuadirlo.

El padre José Antonio Romero, director y gerente de la Obra Nacional de la Buena Prensa, y el padre Urdanivia, lo visitaron en la casa de su hermana, pues allí se hospedaba.

Largamente hablaron los tres y, al finalizar su amistosa conversación, las razones del padre Sáenz justificaron su decisión y convencieron a sus amigos.

Avatar de l’utilisateur
Abbé Zins
Messages : 2757
Inscription : sam. 07 oct. 2006 2:00

Re: Vida del Padre Joaquin Saenz y Arriaga

#72 Message par Abbé Zins » sam. 11 juin 2016 16:47

Los rumores, el descrédito personal encontraron campo abonado entre otros de sus antiguos hermanos de la Orden, incluidos algunos de los más influyentes.

Ante esta incómoda situación, don Joaquín pidió al padre Romero indagase, con el Provincial, si había faltado a sus deberes sacerdotales.

El padre Guerra respondió textualmente :

"La Compañía ni pública ni privadamente ha tenido queja contra el padre Sáenz ; él ha pedido las dimisorias, y se le han concedido. La firma de las mismas no se puede diferir indefinidamente y él puede firmarlas ante mí, ante el Padre Socio o ante usted (padre Romero) . He querido darle al padre Sáenz las mayores facilidades y las menores molestias, permitiéndole inclusive que permanezca una larga temporada en su casa, pero urge que esto termine."

Avatar de l’utilisateur
Abbé Zins
Messages : 2757
Inscription : sam. 07 oct. 2006 2:00

Re: Vida del Padre Joaquin Saenz y Arriaga

#73 Message par Abbé Zins » lun. 13 juin 2016 11:25

La carta del padre Romero, con la transcripción del mensaje del padre Roberto Guerra, tiene fecha 25 de junio de 1952.

Un mes más tarde don Joaquín relató pormenorizadamente todo lo acontecido al padre Tomás J. Travi, S. J., de la Curia Praepositi Generalas, en Roma, Italia.

En 17 pliegos tamaño carta, escritos en máquina a renglón seguido, formuló su queja sin eludir responsabilidades y defectos propios.

CURIA PRAEPOSITI GENERALIS
SOCIETATIS IESU
Roma - Borgo 5. Spirico. 5

Romae, 27 de Octubre de 1952


Rdo.Pbro.Joaquin Sáenz
P.Cti.

Muy amado en Cto. P.Sáenz,

Recibí su atenta y prolija carta el 28,VII y me va a perdonar qua vaya tardado tanto on contestar, como era razón, en atención a la mucha correspondencia y a le extension de su carta que he leido y releído y, lo que más importa, pasado a pleno conocimiento del M. P.General como V.R. y la naturaleza de la carta lo requería.

A decir verdad,querido Padre, ansiaba recibir carta suya despué de lo que ocurrió con la pena mía que podrá V.R. suponer y no me engañé al recibirla en el concepto que tenía del espíritu superior conque sobrellevaría la pasada tribulación. Hizo V.R. muy bien en seguir el consejo del Padre Romero para bien do la Compañía.

Digo que no me engaité al constatar por su carta el afecto y estima que conserva de la Compañia y su constancia en el respeto y gratitud nacia ella. Sus frases finales de que guarda para la Compañía todo cariño y respeto y toda la gratitud de su alma y que sentirá especial consuelo en poder prestar algún servicio en sus hermanos a la que fue su Madre por tantos años, le confieso,querido Padre que me conmovieron de veras aunque no esperaba menos de su nobleza de sentimientos y buen corazón.

Puede estar seguro que se tendrán presentes sus manifestaciones, y después de naberlas necno, conforme lo podía el dictamen de su conciencia y los consejos de personas experimentadas, yo le pediría que, con la misma entereza de alma conque las na declarado para qurese ponga el remedio necesario,las sepulte todas en el fondo sin fon de la bondad y misericordia del Divino Corazen de Jesús de Quien salieron aquellas magnánimas palabras "non recordabor amplius".

Conociéndolo a V.R.,como creo conocerlo y apreciarlo, no dudo que sabrá satisfacer mi peticion y puede estar seguro que no le faltarán de mi parte la plegaria y oraciones que me pide para que en dos los días de su vida sea un sacerdote conforme al Divino Modelo para mucha gloria de Dios.y bien de la Iglesia en esa querida naci de Nuestra Señora de Guadalupe.
Siempre y en todo a sus gratas órdenes, sin poderlo olvidar me comiendo muy de veras en sus SS. y 00.

Imo. n. y s. en Cto.

Avatar de l’utilisateur
Abbé Zins
Messages : 2757
Inscription : sam. 07 oct. 2006 2:00

Re: Vida del Padre Joaquin Saenz y Arriaga

#74 Message par Abbé Zins » lun. 13 juin 2016 11:29

Tres meses justos tardó el Prepósito General de la Compañia de Jesús en contestar la extensa declaración y denuncia del padre Sáenz.

Las graves revelaciones en ella contenidas, de fácil comprobación, no pudiéndolas o no queriéndolas atender, resultaban comprometedoras para la buena fama de la Compañía ; así pues, era conveniente callarlas, ocultarlas y, a la vez, aplacar la justa indignación del denunciante.

Dejar transcurrir tres meses fue una medida calculada e inteligente, como bien meditada resultó la sintética respuesta, adornada con frases untuosas.

Le decía que el padre General había sido informado.

"Puede estar seguro que se tendrán presentes sus manifestaciones y después de haberlas hecho, conforme lo pedía el dictamen de su conciencia y los consejos de personas experimentadas, yo le pediría que, con la misma entereza de alma con que las ha declarado para que se ponga el remedio necesario, las sepulte todas en el fondo sin fondo de la bondad y misericordia del Divino Corazón de Jesús de quien salieron aquellas magnánimas palabras « non recordaber amplius »."

Lo que, dicho sin retórica, significaba : "Nunca más hable de este asunto."

Y, efectivamente, nunca publicó don Joaquín el contenido de sus revelaciones, aunque, en previsión de ser calumniado, como ciertamente lo fue cuando denunció la conspiración postconciliar contra la Iglesia, dejó copias y originales de la correspondencia cruzada, protocolizada ante notario.

La procedencia de todas estas noticias es legítima y su autenticidad irrebatible.

Avatar de l’utilisateur
Abbé Zins
Messages : 2757
Inscription : sam. 07 oct. 2006 2:00

Re: Vida del Padre Joaquin Saenz y Arriaga

#75 Message par Abbé Zins » mar. 14 juin 2016 15:51

En el panorama nacional, mientras tanto, el futurismo político se anticipaba con fuerza inusitada.

A dos años vista de finalizar el régimen, el licenciado Miguel Alemán Valdés realizó auscultaciones encauzadas a su reelección, pero se topó con la franca oposición cardenista que deseaba restablecer su frustrado socialismo, interrumpido por la segunda guerra mundial.

Para realizar este giro a la extrema izquierda alentó al general Miguel Henríquez Guzmán, concesionario de obras públicas y agente de ventas de petróleo al extranjero.

En enero de 1951, Henríquez Guzmán comunicó a seis periodistas su decisión de participar en la contienda electoral.

No finalizaba febrero cuando el primo del Presidente, licenciado Fernando Casas Alemán,* inepto jefe del Departamento del Distrito Federal, fue puesto en la palestra electoral por un grupo de veracruzanos y otro de morelianos.



* Irma Serrano, "La Tigresa", en su autobiorafía A calzón amarrado, publicada en México en 1979, hace un retrato privado de este funcionario, su primero y dispendioso amante que pasaba por honesto y cumplido padre de familia.

Avatar de l’utilisateur
Abbé Zins
Messages : 2757
Inscription : sam. 07 oct. 2006 2:00

Re: Vida del Padre Joaquin Saenz y Arriaga

#76 Message par Abbé Zins » mar. 14 juin 2016 15:52

Pero aquel año llovió copiosamente y las calles de la ciudad de México se inundaron como en tiempos olvidados. Don Fernando tuvo que desistir de su intento.

El general Lázaro Cárdenas, que había provocado un "cisma" en la masonería con el intento de fundar su propio rito en Michoacán, hablase reconciliado con sus hermanos de la escuadra y el compás, y había sido nominado para suceder en el grado máximo al licenciado Luis Cataño Morlet, ex presidente del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal.

Este juego de intereses politicomasónicos se resolvió con la candidatura oficial para la Presidencia de la República, de don Adolfo Ruiz Cortines, quien no escapó a las diatribas de viejos revolucionarios que lo acusaron de haber estado al servicio de los yanquis que invadieron Veracruz en 1914.

Y así, en marzo de 1951, al constituirse la Federación de Partidos del Pueblo, fue formalizada la candidatura extragubernamental del general Miguel Henríquez Guzmán.

En octubre destapó el PRI a Ruiz Cortines y, el 20 de noviembre, aniversario de la Revolución Mexicana, la Convención Nacional del PAN votó la candidatura del licenciado Efrain González Luna, cofundador del Partido, con el licenciado Manuel Gómez Morin, ex subsecretario de Hacienda del general Calles.

Avatar de l’utilisateur
Abbé Zins
Messages : 2757
Inscription : sam. 07 oct. 2006 2:00

Re: Vida del Padre Joaquin Saenz y Arriaga

#77 Message par Abbé Zins » mer. 15 juin 2016 17:52

Don Efraín gozaba de gran estimación entre los miembros del clero que más tarde habrían de manifestar su filiación progresista.

Encontró apoyo moral en la mayoría de los católicos mexicanos que, por justificada experiencia, rechazaban las huecas promesas de los "priístas" y los "henriquistas", aunque el lenguaje de González. Luna, artificioso y académico, resultaba inteligible para el pueblo.

El candidato de Acción Nacional solicitó el apoyo de los "tecos" a través del padre Manuel Figueroa, S. J., rector del Instituto de Ciencias y amigo de la Universidad Autónoma de Guadalajara.

Los "tecos" no tenían buena opinión de don Efrain ; desconfiaban de su actuación durante la época cristera, de sus nexos con los revolucionarios y de las intromisiones del grupo maritainiano al que pertenecía, para infiltrar la UAG.

Como respuesta a la negativa del apoyo pedido, la Compañía de Jesús retiró a sus maestros Felipe Pardiñas, S. J. y Pérez Becerra, S. J., director de la Facultad de Química de las aulas de la Autónoma, librando a los universitarios, sin proponérselo, de la mala influencia que los nuevos jesuitas ejercían en sus alumnos, ya que la orden de Loyola había iniciado, no sólo su franco declive anulando a sus mejores siervos, sino su insospechada torcedura siniestra.

Avatar de l’utilisateur
Abbé Zins
Messages : 2757
Inscription : sam. 07 oct. 2006 2:00

Re: Vida del Padre Joaquin Saenz y Arriaga

#78 Message par Abbé Zins » jeu. 16 juin 2016 11:57

La campaña de desprestigio y congelamiento de los antiguos jesuitas estaba en su apogeo.

Aunque el padre Roberto Guerra, Provincial de la Compañía, había declarado que ésta, "ni pública ni privadamente ha dado queja contra el padre Sáenz", corría entre sus miembros la calumniosa especie de su locura.

¡Vaya incongruencia el haber dado, como hemos visto, tamañas responsabilidades pedagógicas y espirituales a un supuesto demente!

¿No acusaba mayor locura colectiva entre los Superiores de la Orden poner en sus manos la ilustración académica y la dirección religiosa de numerosos muchachos?

Los recelos de don Joaquín estaban plenamente justificados.

El 1̊ de diciembre de aquel año crucial, un jesuita escribió a Francisco Zenteno, de la residencia "Relaciones Culturales", en Madrid, España, una carta que posteriormente llegó a poder del aludido : "El pobre padre sufre una enfermedad mental, originada por su primer accidente...

Desgraciadamente no hay esperanza de alivio. Esto explicará a usted la salida del padre de la Compañía de Jesús, a petición de él mismo."

Avatar de l’utilisateur
Abbé Zins
Messages : 2757
Inscription : sam. 07 oct. 2006 2:00

Re: Vida del Padre Joaquin Saenz y Arriaga

#79 Message par Abbé Zins » jeu. 16 juin 2016 11:59

Don Joaquín soportó con resignación cristiana los embustes que se tejían sobre él, y sin las ataduras de la obediencia a quienes se habían sumado a la moderna conspiración que golpeaba las puertas de la Santa Sede, cerradas al error por la providencial resistencia del Papa Pío XII, el padre se dedicó a viajar y predicar la doctrina verdadera.

En Sahuayo, en Morelia, en Mérida, en Tampico, en todos los lugares que visitó dejó profunda huella su labor apostólica : conferencias, retiros espirituales, sermones, impartición de Sacramentos ; todo un conjunto de actividades dirigidas, especialmente, a la juventud.

Su madre, anciana de 91 años, era atendida por su hija Lore, que ocupaba una vivienda en la avenida Diagonal de San Antonio 1016, en la ciudad de México.

De naturaleza saludable prodigábanle los cuidados que su longevidad aconsejaba. De pronto le aparecieron los primeros síntomas de un resfriado que, en pocas horas, degeneró en bronconeumonía. Sus hijos y parientes cercanos fueron llamados.

Joaquín, el más querido de sus hijos, andaba misionando por Zamora, Mich. A matacaballo viajó a México para asistir a su madre ; llegó a medianoche, cuando mamá "Tita" había perdido el conocimiento, poco después de haber recibido los últimos sacramentos que le impartió el padre Manuel Fierro.

Rodeada de hijos y sobrinos, doña Magdalena descansó en el Señor al salir el sol el día 24 de enero de 1953.

Avatar de l’utilisateur
Abbé Zins
Messages : 2757
Inscription : sam. 07 oct. 2006 2:00

Re: Vida del Padre Joaquin Saenz y Arriaga

#80 Message par Abbé Zins » sam. 18 juin 2016 11:49

El padre Joaquín se quedó unos días en la ciudad y, aprovechando su presencia, fue invitado por sus sobrinos, don Luis Covarrubias y su esposa, a oficiar en el matrimonio de su hija, sin que en tal ocasión los papás de los contrayentes hubiesen mencionado el templo escogido para la ceremonia.

Al presentarse los novios a ultimar los detalles en La Sagrada Familia, de la colonia Roma, hechos ya todos los preparativos y circuladas las invitaciones, al preguntar el nombre del oficiante, el padre Quiroz, encargado del templo y antiguo compañero del padre Sáenz, reaccionó violentamente y les dijo que por ningún motivo podía oficiar este sacerdote en iglesia alguna de la Compañía.

Y una vez más fue difamado el antiguo jesuita para tratar de justificar su rechazo.

Naturalmente no se hizo esperar el escándalo entre familiares y amigos, aunque don Joaquín pidió al nuevo Provincial, Enrique Ruiz, S. J., una explicación de lo sucedido, no obtuvo más respuesta que el silencio.

La justicia y la caridad brillaban por su ausencia entre los nuevos jesuitas de la provincia mexicana.

Répondre

Revenir à « Textos en español »