¡APÓSTATA! (1971) por el Rev. P. Joaquín SÁENZ Y ARRIAGA

Message
Auteur
Avatar de l’utilisateur
InHocSignoVinces
Messages : 2050
Inscription : dim. 26 août 2018 11:43
Localisation : Couronne d'Aragon

Re: ¡APÓSTATA! (1971) por el Rev. P. Joaquín SÁENZ Y ARRIAGA

#31 Message par InHocSignoVinces » mar. 08 déc. 2020 19:33

JOSE PORFIRIO PRUEBA SU TESIS COMUNISTA.


Divide en tres secciones su argumentación el filósofo de la "nueva ola".

1° Distribución del Ingreso.
2° La Propiedad diferenciante.
3° Testimonio Bíblico y Patrístico.


Empieza Miranda y de la Parra, para demostrarnos la ilicitud de la propiedad privada, que es su tesis, enredándose y enredándonos, con una exposición bastante simplista de lo que la economía moderna, con sus innumerables y apodícticas estadísticas, entiende por "ingreso nacional" por "producto nacional", por "inversión bruta nacional" e "inversión neta nacional", para entrar después en la "distribución del ingreso", por una parte, y la "distribución del patrimonio o riqueza", por otra; base objetiva sobre la que hace el jesuita su denuncia de la actual injusticia social y de la intrínseca perversidad del así llamado "derecho de propiedad".


Sin tanta erudición, debemos, por principio de cuentas, recordar a Miranda y de la Parra que, en la "producción nacional" o "particular de una empresa", son muchos los factores que intervienen y que son indispensables para esa producción, y que, por lo mismo, deben también ser tomados en cuenta, en su debida proporción, para poder hacer después el equitativo reparto, que del ingreso particular o nacional les corresponde, según la importancia que ellos tuvieron en la producción.


Tenemos, en primer lugar, dos factores: el trabajo mental y el trabajo material. El primero, sin duda alguna el más importante, es el que concibe, crea, diseña, dirige, administra, calcula, distribuye, etc.; el segundo ejecuta con mayor o menor habilidad, según las aptitudes, la experiencia y la dedicación del obrero. Sin duda alguna, ambos trabajos son necesarios; pero, en manera alguna, pueden equipararse. El trabajo mental, como lo hemos llamado, presupone mayor inteligencia, mayor preparación, mayores expensas en adquirir los conocimientos necesarios, para una producción más fecunda, más benéfica, incluso para los mismos obreros. El trabajo mental, aunque, tal vez, no sea tan ostentoso como el trabajo material, es más abrumador, más agotante, si quiere sacar todas las posibilidades a la empresa.


Pero, hay otros factores, que intervienen, en la producción particular o nacional y que, tal vez, José Porfirio, en su economía mecanizada, no tomó en cuenta. Además de la inversión inicial del capital necesario para el establecimiento de la empresa —capital, que, cuando es limpio, significa trabajo anterior, ahorro, propiedad debidamente acumulada— hay otros factores humanos, que están en función con el mejoramiento, el estancamiento o la ruina de la empresa; hay los riesgos, ordinarios y extraordinarios, que los individuos de la empresa y la misma empresa puedan tener y que exigen una previsión estable y segura, como los Seguros, el Servicio Social, etc., cuyos gastos gravitan sobre la empresa, como parte del pasivo permanente. Todos estos factores tienen que ser tomados en cuenta, al hacerse el reparto del ingreso, de una manera equitativa y justa.


CONTINUARÁ...

Avatar de l’utilisateur
InHocSignoVinces
Messages : 2050
Inscription : dim. 26 août 2018 11:43
Localisation : Couronne d'Aragon

Re: ¡APÓSTATA! (1971) por el Rev. P. Joaquín SÁENZ Y ARRIAGA

#32 Message par InHocSignoVinces » sam. 19 déc. 2020 19:04

Con unas cuantas estadísticas calibra Miranda y de la Parra la injusticia monstruosa de nuestra actual economía, aduciendo unas palabras de la "Rerum Novarum" de León XIII:

"Pase que obrero y Patrono estén libremente de acuerdo sobre lo mismo, y concretamente sobre la cuantía del salario; sin embargo, siempre hay ahí involucrado algo de justicia natural, que es superior y anterior a la libre voluntad de las partes contratantes... Si el obrero, constreñido por la necesidad o acosado por el miedo de un mal mayor, acepta, aún no queriéndola, una condición más dura, porque la impone el patrono o el empresario, esto es, sin duda padecer violencia, contra la cual la justicia protesta". (Nº 32).


Estas palabras del Papa, sin embargo, no pueden tomarse a la ligera, como si el Papa quisiera denunciar todos los contratos de trabajo. Indiscutiblemente, el contrato del trabajo entra o debe entrar en las normas de la justicia natural, de que habla el Papa; indiscutiblemente puede haber casos, en los que el obrero "constreñido por la necesidad acepte la condición más dura que le imponga el patrono o el empresario", pero no es lógico sacar de una premisa particular una conclusión universal, como lo hace José Porfirio. El Papa de la "Rerum Novarum" dice: "Si el obrero constreñido... acepta... esto es, sin duda, padecer violencia". SI, nota bien José Porfirio; hay que purificar la condición, para sacar la conclusión condicionada.


Es indudable que las condiciones laborales, desde que León XIII escribió la "Rerum Novarum" hasta nuestros días, han mejorado notablemente. Las autoridades civiles, en todos los países no gobernados por el comunismo, —las únicas autoridades a quienes compete regular estos contratos laborables han establecido el salario mínimo y todas las prestaciones que hoy gozan los obreros y que, muchas veces, son superiores a las que tienen los mismos profesionistas.


No encontramos, pues, en las palabras de León XIII ninguna base, que justifique la conclusión absurda, de tendencia marcadamente comunista, que saca el jesuita: "Si este párrafo protesta, en nombre de la justicia, contra las duras condiciones salariales... supone evidentemente que el empresario conserva para sí una parte desproporcionada de las entradas monetarias de la empresa". Pero, Miranda y de la Parra universaliza la proposición condicionada del Papa: "La contabilidad nacional de los economistas... nos permite darle dimensión macroeconómica a este análisis de León XIII, cuya intención, por lo demás, va evidentemente más allá de los límites de una empresa particular".


Y después de ese equilibrio sofístico saca el revolucionario jesuita su conclusión general: "la magra porción del ingreso nacional, que de hecho le está tocando (al empresario)... significa que al proletario lo están robando permanentemente, con apoyo y aprobación y sanción del sistema jurídico vigente". De una premisa particular y condicionada, saca no sólo una conclusión universal, sino, extendiendo su demagogia, en proporción geométrica, el filósofo de sotana de la revolución comunista en México, con puntería muy definida, condena todas las estructuras y superestructuras vigentes, a las que es necesario barrer para implantar sobre sus ruinas la dictadura del proletariado, la meta señalada por los jesuitas de la "nueva ola".


CONTINUARÁ...

Répondre

Revenir à « Textos en español »

Qui est en ligne ?

Utilisateurs parcourant ce forum : Aucun utilisateur inscrit et 3 invités